José Mota visita este miércoles el programa 'El Hormiguero', junto a Santiago Segura y Florentino Fernández, para presentar su espectáculo teatral, titulado "El sentido del humor. Dos tontos y yo". Humorista, actor, actor de doblaje, imitador y guionista, José Mota saltó a la fama con el dúo humorístico Cruz y Raya, formado por él y el cómico Juan Muñoz. Tras la separación del dúo, José Mota comenzó en 2007 una nueva carrera profesional en solitario. Ha realizado programas de sketchs para televisión, ha participado como actor en algunas producciones cinematográficas y ha doblado películas. En 2020, además, se convirtió en rostro del programa de Antena 3 'Mask Singer: adivina quién canta', del que es parte del jurado. Con su importante trayectoria ante las cámaras, José Mota se ha convertido en un personaje muy famoso. Sin embargo, su lado personal no es tan conocido.

Artículo relacionado

José Mota, que no es muy dado a hablar en los medios de su vida al margen de los temas relacionados con su profesión, es padre de tres hijos que tiene en común con la actriz cómica Patricia Rivas, con quien está casado. La mujer del humorista ha trabajado en programas de su marido como 'La hora de José Mota', 'La noche de José Mota' o 'José Mota presenta', entre otros.

Tras cinco años de matrimonio, y con una hija en común, la pareja se separó en 2010 debido a una crisis en su relación. Un año después, tras superar su bache matrimonial, José Mota y Patricia Rivas retomaron su relación. Después de retomar su relación, la pareja tuvo dos hijos más y se convirtieron en familia numerosa.

José Mota y su mujer

José Mota con su mujer, la actriz Patricia Rivas.

Gtres

Aunque en lo profesional le ha ido estupendamente, al margen de su profesión José Mota tuvo en 2018 unos problemas que fueron noticia. Fueron dos situaciones desagradables por las que el actor tuvo que acudir a los juzgados. Por un lado fue una de las víctimas de la conocida estafa de Paco Sanz, el protagonista de una trama de falsedad, que engañó a cientos de personas al fingir que estaba enfermo y que recaudaba dinero para curarse. Mota, víctima de la estafa, había llegado a donarle 5.000 euros. Por otra parte, el actor tuvo problemas con una casa que compró. Cuando José Mota y su mujer se mudaron junto a sus hijos a la vivienda, se dieron cuenta de que tenía grandes defectos de construcción. La empresa constructora se declaró en bancarrota y no respondieron a las quejas del actor, que ante la situación tuvo que emprender acciones legales.