Humberto Janeiro no atraviesa su mejor momento de salud y ha tenido incluso que ser hospitalizado para ser intervenido, tal y como reveló su compañera Camila Naranjo, que vive con el patriarca de Ambiciones, a Lydia Lozano. La periodista contó en Sálvame que había podido contrastar que Humberto iba a ser operado "de un tema menor" después de que vieran la luz unas imágenes del padre de Jesulín en las que aparecía "demacrado" y con evidente bajón anímico apoyado de una muleta para caminar.

Artículo relacionado

Pero no hay que alarmarse y ahora no ha sido Camila sino su hijo, Jesulín de Ubrique, el que ha querido tranquilizar a todos sobre el estado de salud de padre asegurando que él "está bien", pero sin querer dar "más explicaciones".

El torero, marido de María José Campanario, ha asistido este fin de semana a Madrid a un coloquio con el que se han conmemorado los 30 años desde su alternativa y ha atendido a los medios, aunque sin querer entrar en más detalles. Eso sí, sobre el estado de salud de Humberto ha sido contundente: "Ha salido todo muy bien, gracias". Además, ha aclarado en qué punto está su actual relación con su progenitor tras muchos años de polémica y comentarios de distanciamiento entre ellos.

Jesulín de Ubrique sigue en activo y ha contado que así seguirá "hasta que el cuerpo aguante". Y presume de estar en un buen momento junto a su mujer, María José Campanario, y sus hijos, además de con su padre, del que últimamente se ha comentado que estaría siendo cuidado, sobre todo, por su hijo mayor, Humberto.