Este 9 de enero que se supondría festivo para el de Ubrique, se torna amargo. Jesulín cumple años pero lo hace en un momento muy complicado. La situación familiar que está viviendo parece estar pasándole factura a su ánimo y a su forma de ver la vida. No obstante, quien le conoce admite verlo más "abatido" que nunca y temen que haya tocado fondo.

Artículo relacionado

"Existe una preocupación muy seria por parte del entorno más cercano de Jesulín”, arrancaba Diego Arrabal, hace unos días, en ‘Viva la vida’. El paparazzi había hablado recientemente con el círculo de confianza del torero y le habían manifestado su profunda inquietud por él.

“Hablé hace 4 días con ellos y no dan crédito al comportamiento que últimamente está teniendo Jesulín. No habla con nadie, no se fía de nadie, cabizbajo… en definitiva, que está tocando fondo”. Arrabal se mostraba directísimo como, al parecer, se había mostrado este pequeño círculo en el que, se da por sentado, están sus hermanos y madre, sus familiares más estrechos.

“No está rodeado de mucha gente. Él cuenta sus problemas a muy pocas personas”, revelaban los colaboradores del programa de Toñi Moreno. Y es que Jesús se ha vuelto de lo más introvertido con el paso de los años. Ha aprendido a confiar en muy pocas personas y teme que estas pocas le traicionen.

El último ingreso de María José en el hospital ha sido la estocada final. La familia ha pasado unas Navidades entre pasillos de centros médicos y se tuvieron que comer las uvas en la habitación. Una situación muy dura que Campanario ha compartido en las redes, donde contestaba a los que osaban poner en duda sus circunstancias. “¿Crees que me hace gracia separarme de mis hijos en vez de poder estar en mi casa? Lo puedes creer o no, pero la fibromialgia es así. No se ve por fuera, te mata por dentro", dejaba escrito en Facebook, donde también comparaba su relato al que han hecho otros famosos de talla internacional. “Lady Gaga y Morgan Freeman lo han contado igual y no pasa nada, pero como yo soy la mierda la Campa...”.

Según Diego, Jesús habría vuelto a encontrarse igual que estaba en verano cuando se sentía abatido por todo; “lo de María José es la última gota”.