El paso de Susana Molina por 'La isla de las tentaciones' le ha enseñado a la madrileña a conocer la verdadera cara de su por entonces pareja Gonzalo Montoya, pero además, ha sido un aprendizaje personal muy positivo para ella que ha visto como gracias a su saber estar ha ganado el cariño del público.

Artículo relacionado

Quizás ese ha sido uno de los principales motivos por los que la ex gran hermana ha querido reflejar en su piel esta experiencia tan especial que no olvidará nunca. No podía ser de otra manera que con el dibujo de una palmera, una serpiente y una manzana, los iconos que definen el reality y que a partir de ahora permanecerá en su antebrazo.

Desliza para ver mi tattoo nuevo 🙈 Gracias @cajatattoo 🖤

Una publicación compartida de Susana Molina (@susana_bicho90) el

La mayoría de sus seguidores han aplaudido el gesto señalando que fue gracias al programa por lo que se dio cuenta de con quién había compartido su vida durante más de seis años. "Más vale tarde que nunca" o "Menudo homenaje", son algunos de los mensajes que se pueden leer.

Esta decisión ha llegado casualmente en el mismo momento en el que su ex, Gonzalo Montoya, hablaba de los motivos de inminente ruptura: "Cada uno sabe lo que tiene en su casa. Parece que muchos de los concursantes de la isla de las tentaciones no éramos muy conscientes". De esta manera, el sevillano daba algunas pistas sobre el verdadero motivo que les llevó a romper su relación.

Actualmente, Susana vive en Madrid y, al menos por el momento, no quiere oír hablar del amor. La joven está disfrutando de esta nueva etapa rodeado de sus seres queridos, entre los que se encuentra Anabel Pantoja.