El día ha llegado... Isabel Pantoja se enfrenta a una de las tesituras más complicadas de su vida en un momento en el que su familia está completamente rota. Kiko Rivera, harto de la situación, decidió emprender acciones legales contra su tío Agustín Pantoja por unos supuestos delitos de apropiación indebida, estafa y administración desleal. Una demanda que ratificó hace solo unos días y juicio en el que propuso a su madre como testigo para declarar. Un testimonio que, de hacerlo, será clave en la guerra entre tío y sobrino, y colocará de manera irremediable a la tonadillera entre la espada y la pared.

Artículo relacionado

Este jueves, 1 de julio, celebra su primera vista en el juzgado de Chiclana de la Frontera (Cádiz), cita a la que se espera que asista no solo Agustín Pantoja sino también Isabel. A juzgar por sus últimos movimientos y la unión incondicional que existe entre ellos, parece que Isabel Pantoja estaría del lado del hombre que se ha convertido en su mano derecha y dará la espalda a su hijo, Kiko Rivera.

Isabel y Agustín Pantoja

Isabe y Agustín Pantoja, inseparables

Gtres

Lejos de quedarse con los brazos cruzados, Agustín Pantoja también emprendía acciones legales contra su sobrino hace algunos meses por vulnerar su derecho al honor.

Artículo relacionado

"¡Es un negado! Un frustrado de la vida, no se merece ni el aire que respira", decía Kiko Rivera de su tío en una de sus últimas entrevistas a Lecturas. Unas duras declaraciones que daban inicio a una guerra descarnada en los tribunales entre el Dj y Agustín Pantoja. Aunque en el pasado le llegó a definir como un padre para él, todo ese cariño se ha trasformado en rabia y decepción después de conocer toda la información que el hermano de Cayetano Rivera ha ido recabando en los últimos meses.

Lo que es más que evidente es que esto es solo el principio de una ardua batalla en los tribunales.