A Isabel Pantoja el horizonte se le presenta cada vez más negro. Por si no tuviera suficiente con el durísimo enfrentamiento que mantiene con su hijo Kiko Rivera, ahora han salido a la luz nuevos documentos redactados el pasado 3 de julio de 2020 según los cuales Isabel Pantoja habría incurrido en cuatro presuntos delitos que, teniendo como tiene antecedentes penales, podrían hacerle regresar a prisión. Una información que, en parte, ya avanzó Paloma García Pelayo.

Artículo recomendado

EXCLUSIVA Kiko Rivera desvela sus planes a Mila Ximénez: "Mi madre me debe 3 millones pero no quiero verla en la cárcel"

EXCLUSIVA Kiko Rivera desvela sus planes a Mila Ximénez: "Mi madre me debe 3 millones pero no quiero verla en la cárcel"

'Viva la vida' tiene en su poder esos documentos. Ya en la tarde del sábado, tanto Kiko Matamoros como Juan Luis Galiacho avanzaron lo que sería un nuevo escándalo en la vida de Isabel Pantoja. Kiko Rivera declaró, en una entrevista exclusiva que se publica en el número de 'Lecturas' de esta semana, que no demandará a su madre, porque no quiere verla de nuevo en la cárcel. Sin embargo, los colaboradores de 'Viva la vida', apuntaron: "Independientemente de que Kiko demande o no a su madre, es posible que la Agencia Tributaria actúe de oficio". Y es que, según sus informaciones, Isabel Pantoja tendría, presuntamente, dinero no declarado fuera de nuestro país, lo que es un delito fiscal de evasión de capitales.

José Antonio Avilés ha tenido la exclusiva y se encuentra en posesión de esos documentos y los puso a disposición del programa en el que colabora. Hace pocos días, Avilés reveló que Isabel Pantoja se había puesto en contacto con él para que le mostrara esa documentación a la que había tenido acceso, una muestra, sin duda, de la enorme preocupación que tiene la tonadillera por todo este asunto.

Es muy posible que Kiko Rivera se hubiera enterado, antes de ser entrevistado en el 'Deluxe', de estas nuevas informaciones. Quizá ahora, más que nunca, Isabel Pantoja y su hijo deberían hablar abiertamente de sus diferencias y ponerle solución a un conflicto que, aún a día de hoy, nadie puede entender.