¡Oye, que ya podéis dormir tranquilos esta noche! Que no pasa nada entre Kiko Rivera e Irene Rosales. Que siguen comprometidos, enamorados y locos el uno por el otro. No hay de qué preocuparse.

Los padres de Ana Rivera Rosales han estado separados los últimos días, lo que hizo que se especulara con una posible crisis en la pareja. Irene se marchó a casa de sus padres con su hija, y Kiko hizo lo mismo, pero acudiendo bajo el ala de mamá en Cantora. Ante esta situación, las alarmas de una posible ruptura saltaron como un resorte. Tal distanciamiento, como todo en esta vida, tiene una explicación más sencilla de la que pensamos, y que han sido los propios protagonistas de la noticia los que la han aclarado.

“Te quiero! Aprovecho para decir que lunes, martes y miércoles estoy ayudando a mi hermano en su gimnasio de boxeo @clubboxeochipurosales por eso de haber estado unos días sin mi amor”, aclarado queda. Irene ha empleado Instagram para hacernos a todos partícipes de la explicación de la separación (¡solo física!) que han vivido recientemente, y su chico, bastante más escueto en caracteres, solo ha dicho “una imagen vale más que mil palabras” al tiempo que compartía la misma foto que ilustraba el mensaje de Rosales.

Desde luego, qué tendrán estos hermanos Pantoja que no hay mes que se libren de rumores de crisis. Cuando no es el noviazgo de Chabelita y Alejandro, es el de Kiko e Irene. ¡La de disgustos que se llevará la pobre Isabel Pantoja por culpa del corazón de sus nenes!

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado