El tema de los audios de Isabel Pantoja en los que, inicialmente, felicitaba a su nieta Ana por su quinto cumpleaños está trayendo cola. Tal y como reveló Kiko Rivera en la entrevista en exclusiva que ofreció a Lecturas, Isabel Pantoja dejó un audio en el teléfono de Irene Rosales nada apropiado para que lo escuchara una niña de cinco años. Posteriormente, a ese audio siguieron dos más mucho más suaves que, casualmente, Pantoja ha hecho llegar a algunos periodistas y que han sido difundidos a lo largo de la semana.

Artículo relacionado

En 'Viva la vida', Irene Rosales ha tratado de aclarar la situación. “Ella [Pantoja] está en su derecho de mandar los audios. No me lo esperaba, pero tampoco me preocupa porque yo también tengo los audios. Son tres audios, el primero para mí es más ofensivo por la situación que yo acababa de pasar", dijo Irene. Kiko reveló en Lecturas que Isabel Pantoja le dijo a la niña: "Si tu madre tiene tiempo entre tele y tele que te ponga este audio. Soy tu abuela, la que creen que está muerta. ¡He resucitado!". "Kiko no miente, pero al no haberlos escuchado, lo que él dice no es literal”, aclaró Irene.

“No voy a entrar en que nadie mande o escuche audios, pero sabiendo lo que yo acababa de pasar no me parece bien, me ha dolido. Esto me lo dice hace cinco años y no pasa nada. Pero hace 20 días murió mi padre y hace nueve meses, mi madre. Tuve que sentarme con Ana y explicarle que su abuelito y su abuelita habían fallecido. Dicen que los niños no se enteran, pero sí se enteran”, relató Irene, sin ocultar su dolor.

¿Qué pasará a partir de ahora? Nadie lo sabe. “Kiko está dando pasos, pero lo que haga la madre, aunque sea poco, es muy importante para Kiko”. Y se defiende de quienes la ponen en el punto de mira como la 'responsable' del conflicto entre Kiko y su madre. “La gente no sabe que yo tengo muchas peloteras con mi marido, como cuando Anabel pasó el teléfono a mis niñas cuando ella estaba hablando con Isabel. Lo que hable Kiko, es de Kiko. Es su guerra. Lo fácil es atacarme a mí”, dijo Irene.