El 'incómodo' momento de Pablo Motos con Esther Cañadas en 'El Hormiguero' con reproche incluido

'El Hormiguero' ha recibido a una de las modelos más reconocidas de España y del mundo, Esther Cañadas, y nada más entrar ya ha habido un momento muy llamativo con Pablo Motos

Lorena López
Lorena López

Periodista especializada en corazón y televisión

Esther Cañadas y Pablo Motos
Instagram @elhormiguero

Esther Cañadas (45 años) es una de esas modelos que no necesitan presentación. Su rostro y su figura ocupaban revistas, pasarelas y anuncios por doquier en los noventa. Su carrera sobre las pasarelas de moda es extensa, pero lo que más destaca en su currículum es que ha llegado a ser la musa de Donna Karan o del fotógrafo Steven Meisel. Ha trabajado con prestigiosas marcas, como Calvin Klein, Gautier, Giorgio Armani o Valentino, entre otras.

Artículo recomendado

Pablo Motos se sincera con Pablo Alborán sobre el problema que sufre cada noche

Pablo Motos

Este jueves ha visitado 'El Hormiguero' para contar cómo una joven que vivía en Alicante se mudó hasta Nueva York para hacer realidad el sueño de muchos (y eso que de pequeña quería ser detective privado). Antes de comenzar la entrevista, Pablo Motos (57 años) le ha reprochado un detalle con el que se ha sentido un tanto 'incómodo'. "¿Te tenías que poner los tacones esta noche?", le dijo nada más entrar a plató. Eso sí, desde el cariño y con humor. La diferencia de altura es notable, pero el estilismo total black de Cañadas fue lo que realmente acaparaba las miradas. La modelo confesó que a los 14 años ya medía 1,78 metros, solo un centímetro menos de lo que mida a día de hoy.

Esther Cañadas y Pablo Motos
Atresmedia

 

De Albacete a Nueva York, París, Milán...

Esther Cañadas nació en Albacete en 1977, aunque se crió en Alicante. Sus vecinos le apodaron ‘la alemana’ por sus facciones nórdicas. De pequeña devoraba los libros de aventuras, y fue justo ese pasatiempo el que provocó que quisiera convertirse en detective privado. Sin embargo, la vida y la insdustria de la moda tenía otros planes para ella. 

Sus primeros castings no fueron precisamente lo que ella se había imaginado. Hasta que uno coincidió con un examen de Física o Química que no se había preparado. "Fui al mercadillo con mi madre a comprarme un vestido que podría seguir poniéndomelo hoy. Era muy bonito", ha relatado. Después de mucho insistir, se mudó a Barcelona con tan solo 15 años y de ahí, a Nueva York. 

Se convirtió en la top model de moda de los 90, pero antes pasó algún que otro episodio complicado. "Hubo épocas en la que ponía la lavadora solo con agua y no porque no supiera que había que poner detergente y suavizante. También comí mucho arroz blanco. Me quedaba genial", ha confesado. Siguió trabajando sin ver demasiados frutos "unos cuatro o cinco años más". Hasta que recibió una llamada de Nueva York. "Dije que nunca iría a Nueva York y terminé viviendo 10 años allí", ha relatado.

Artículo recomendado

La cortante respuesta de Pablo Motos a Miguel Ángel Muñoz tras pedirle 'trabajo' en 'El Hormiguero'

Pablo Motos y MAM

Su llegada fue como siempre había soñado. "Me recogieron en una limusina y en la habitación del hotel había muchísimas flores. Empezamos a mirar las tarjetas y eran de las agencias de modelos de la ciudad, que querían representarme", ha recordado. Esther Cañadas optó por reunirse a escondidas con ellos. "Les dije que quien me quedaba con quien consiguiera un casting para la Semana de la Moda de Nueva York, algo que era casi imposible. Faltaban 3 días y lo normal es hacerlo, siendo anónima, con tres meses de antelación. Al final lo conseguí", ha contado. 

Así comenzó una exitosa carrera. Firmó un contrato millonario con Donna Karan, aunque también desfiló con firmas de la talla de Jean Paul Gaultier o Alexander McQueen. También protagonizó portadas de revistas, como Vogue. Su teléfono no paraba de sonar. Hasta que en la década de los 2000 decidió bajarse de la pasarela. Quería centrarse en su vida privada. "Estaba en la creta de la ola, pero sentía que necesitaba alejarme de esa vida", ha confesado Cañadas. 

Esther Cañadas
GTRES

Esther Cañadas, muy reservada con su vida privada

Su rostro es conocido por muchos, pero de su vida privada no se conoce tanto. Esther Cañadas visita esta noche 'El Hormiguero' para hablar de su experiencia como modelo. Cuenta anécdotas de los desfiles y también se sincera sobre las exigencias que conlleva ser modelo. Sin embargo, hay algo de lo que la ex top model no suele comentar: su vida privada. 

Esther Cañadas confiesa que su hija pequeña es el motor de su vida. "Aprendo de mi hija todos los días", aseguró ante María Casado en 'Las tres puertas' (La 2) y añadía que “mi hija es muy, muy especial, y tiene una sensibilidad (...). Es un regalo del cielo, de verdad”. La pequeña fue el motivo por el que decidió regresar a España, su país natal, y asentarse.

Esther Cañadas

ESther Cañadas, en su regreso a las pasarelas

GTRES

La pequeña va creciendo y la modelo se plantea volver, y no de forma puntual, a las pasarelas. "Mi vuelta aquí fue con Balmain en París. Fue un sueño. Yo le conocía de cuando trabajaba en Milán, es gente que ha crecido en el mundo de la moda y que ahora son los más importantes y tienen otro punto de vista, muy fresco de las cosas que se hacían antes", confesó en una de las pocas entrevistas que ha concedido últimamente. Puede a que Motos le cuente algo más.

 

Loading...