Pablo Alborán (33 años) es uno de esos artistas que no necesitan presentación. ¿Quién no ha escuchado su 'Solamente tú'? Este sencillo obtuvo más de 180.000.000 reproducciones. Fue un éxito en España y en Latinoamérica. Con él, su carrera acababa de empezar. Acumula casi medio centenar de galardones en el mundo de la música, y también tiene un Premio Goya a Mejor Canción Original por 'Palmeras en la nieve' ('Sobreviviré'). Ahora, está a punto de iniciar su nueva gira ‘La Cu4rta Hoja 2023’. Ha acudido a 'El Hormiguero' para promocionarla, pero también ha hablando con Pablo Motos de un problema que tienen en común.

Los horarios de Pablo Motos son algo atípicos debido a 'El Hormiguero' y eso le ha provocado problemas de sueño. "Llego a casa después del programa como si fuesen las 12 de la mañana con los ojos así -como platos- y siempre digo a ver 'quien se duerme'", ha relatado el presentador. "¿Eres de los que se lleva su almohada a los hoteles? porque yo sí", añadió. Esto dio pie a que Pablo Alborán confesara que un objeto que no puede faltar en sus giras es su almohada.

Artículo recomendado

Las suculentas fuentes de ingresos de Rafa Mora tras quedarse sin trabajo en televisión

Rafa Mora

El presentador de 'El Hormiguero' se ha preguntado si sus problemas de sueño se debían a la edad, porque es algo que a él le ocurre, y puede que esta conversación de pie a una nueva sección. Mientras tanto, Pablo Motos y Pablo Alborán se dieron cuenta de que comparten almohada. "Es de tempur y tiene un girito que queda justo en mi cuello", ha explicado el presentador. "La mía es igual", incidía Alborán.

Pablo Alborán comenzó cantando flamenco en un restaurante malagueño y saltó a la fama tras colgar versiones y algunas de las canciones que él mismo había compuesto en YouTube. Su primer vídeo en esta plataforma sumó más de 2.000.000 reproducciones. Ahora, llena estadios y acumula casi siete millones de seguidores solo en Instagram. Pablo Alborán se ha consagrado como uno de los artistas más relevantes en el ámbito nacional e internacional. Cuenta con una nutrida legión de fans. Pese a esto, el malagueño es una auténtica caja de sorpresas.

El pasado aristocrático de Pablo Alborán

Ha pasado mucho desde el 2011, año en el que Pablo Alborán dio el salto. Publicó su primer álbum e se embarcó en su primera gira. Desató la 'pablomanía'. Incluso recibió su primera nominación a los Grammy Latinos, que este año se celebran en Sevilla. La fama y el reconocimiento le llegó de golpe. Por suerte, el malagueño cuenta con un entorno familiar sólido al que aferrarse. 

Pablo Alborán
GTRES

Su familia es muy conocida en su ciudad natal, Málaga. Su padre es el reputado arquitecto Salvador Moreno Peralta, nieto del primer marqués de Alborán. Su madre, la misma que le acompañó a diferentes alfombras rojas y que es de origen francés, se llama Elena Ferrándiz. Pablo, por su parte, es el menor de tres hermanos. Su hermana mayor, Casilda, Casilda, es diseñadora de interiores, mientras que Salvador, el mediano, que trabaja en publicidad.

El salto imparable de Pablo Alborán

Pablo Alborán mostró interés por la música desde que era pequeño. Cuando vivía en el barrio malagueño del Limonar ya tomaba clases de guitarra y piano. De hecho, su primer tema lo compuso cuando apenas tenía 10 años. Solo seis años después, cuando tenía 16, tenía una libreta con 120 canciones compuestas por él mismo. Los asiduos del café 'Nómadas' escucharon algunas de ellas.

El 'boom' que experimentó su música fue tan fuerte que tuvo que tomarse un descanso. Estuvo dos años alejado de la industria para asimilar todo lo que había ocurrido: más de 30 discos de platino y hasta un Goya. En una entrevista con 'El Mundo' confesó haber sufrido problemas de ansiedad a lo largo de su carrera. Puede que por eso se haya alejado de WhatsApp. Confesó a la revista 'Que.es' que es una herramienta "que le pone enfermo".

Los dulces, su perdición

Sí, Pablo Alborán también tiene adicciones, pero, como apunta 'Vanitatis', son 'drogas' muy blandas. Entre sus predilecciones están el regaliz, las palomitas y la Nutella. Estos vicios no tan inconfesables se unen a su pasión por la repostería, ámbito que cada día controla más. Quien sabe si algún día lo veremos por las cocinas de 'MasterChef Celebrity'