Bertín Osborne se ha convertido en uno de los presentadores esenciales de la televisión de este país por su naturalidad a la hora de entrevistar. Los famosos consiguen relajarse con él y desde su programa 'Mi casa es la tuya' ha logrado que muchos rostros conocidos le hagan sus revelaciones más íntimas. Pero a veces es él quien se abre contando algún detalle de su intensa vida.

Artículo relacionado

Una vida que ha sido analizada por 'Hormigas Blancas', que ha dedicado su noche de este domingo a repasar los aspectos más controvertidos del cantante, en su carrera musical y también en sus relaciones tanto con las mujeres como con su propia familia. Así, sobre la mesa ha vuelto a ponerse el conflicto que el presentador tuvo durante mucho tiempo con su padre, don Enrique Ortiz, conde de Donadío de Casasola.

"Él era súper estricto y yo era muy disperso y un loco peligroso", le confesó Bertín a Tamara Falcó en uno de sus programas de Telecinco. Bertín abordó muy por encima el problema que tuvo con su progenitor, con el que consiguió limar asperezas, cuando la diseñadora comentaba que se llevaba a las mil maravillas con Isabel Preysler. Ahora, en 'Hormigas Blancas', han ahondado un poco más acerca de este conflicto.

Hormigas Blancas Bertín

Ha sido Cristina Cifuentes quien ha contado el origen de este malestar que marcó la relación padre e hijo: "Bertín Osborne y su padre tuvieron una relación complicada porque él fue muy rebelde en su adolescencia. Al final, lo echó de casa y tuvo que irse a vivir con una de sus tías", ha explicado la ex política y ahora colaboradora de televisión.

Bertín logró recuperar la relación con su padre pero durante muchos años su relación fue totalmente nula, tanto que no se dirigían la palabra y don Enrique no fue a la boda de su hijo con su primera mujer Sandra Domecq, uno de los momentos más importantes de su vida. "Dice que no le invité a mi boda, pero a los padres no hace falta invitarles", explicó el presentador sobre esto.

Hormigas Blancas Bertín