Este ha sido, sin duda, el mes más duro para Ana Obregón. Hoy sábado 13 de junio se cumple un mes de la muerte de su hijo, Álex Lequio, que con solo 27 años fallecía el 13 de mayo víctima del cáncer, concretamente, de un tipo de cáncer de huesos que se conoce como sarcoma de Ewing.

Apenas dos semanas después, su "mejor amiga", una preciosa golden retriever de 16 años, fallecía también, no solo por su avanzada edad sino también por la inmensa tristeza de no volver a ver a su amo, con el que había crecido durante más de tres lustros.

Artículo relacionado

Las dos desgarradoras cartas que Ana Obregón compartió en Instagram, en las que expresaba su deseo de reunirse pronto con su hijo, hicieron que su familia se volcara en ella. Sus dos hermanas, Celia y Amalia, sus hermanos Juancho y Javier, y, sobre todo, Alessandro Lequio, el padre de Álex, han estado y siguen estando apoyando a Ana en todo momento.

Amalia, una de las hermanas de Ana, que ha sido abuela recientemente, pues su hija, Amalia Aresu, le ha dado un nieto, habló para las cámaras y explicó cómo estaba Ana. "Hoy es un día muy triste", comenta, y, por supuesto, explica que no dejan a su hermana en ningún momento. "Estamos muy pendientes de ella, intentando pasar el mayor tiempo posible con ella".

El soporte de sus hermanas está siendo fundamental para Ana Obregón, aunque el doloroso varapalo de la muerte de Álex sea algo que nunca pueda arrancarse de su corazón.