Su retiro al pueblecito francés de Barbizon, próximo a París, le ha sentado muy bien a Carlota Casiraghi. La hija de Carolina de Mónaco parece que ya le ha hecho un 'reset' a su corazón y vuelve a latir por amor. En noviembre, rompía de forma definitiva con su última pareja, el cineasta italiano Lamberto Sanfelice, con el que salía desde finales de 2015. Pero no le ha costado encontrar quien la consuele.

La revista francesa 'Voici' asegura que Carlota volvería a estar ilusionada con el joven con el que la habrían sorprendido compartiendo cafés, risas y gestos cómplices y cariñosos. Poco ha trascendido del hombre con el que estaría viviendo un intenso romance, pero como dato que destaca por encima de todos, es que es de origen español. Este treintañero apuesto de frondosa barba respondería al nombre de Tiago y trabajaría en el área de comunicación de una importante empresa de moda.

Artículo relacionado

La pareja en ciernes acudía el pasado 19 de enero a un acogedor café parisino, cercano al apartamiento que la sobrina del príncipe monegasco tiene en la capital francesa. Y, según asegura la publicación, pasaron la noche juntos en el domicilio.

Parecía que Carlota había renunciado a enamorarse, después de retirarse a vivir volcada en su hijo Raphäel, fruto de su relación con el actor Gad Elmaleh. Los tiras y afloja de su relación con Sanfelice la habrían desgastado y ha necesitado unos meses para pensar, dedicarse tiempo en Barbizon y recobrar fuerzas. Ahora el amor ha vuelto a llamar a su puerta y ha tomado forma de un encantador moreno (castizo) con quien ha vuelto a recobrar la sonrisa y las ganas de confiar. Y Carlota no ha podido (querido) resistirse.

Portada de Voici