Parece que Gloria Camila está tan ciega de amor por Kiko que no le importan sus ataques de celos. Ella lo considera su “gentleman”, “el hombre de su vida” y la persona con la que quiere casarse. De hecho, en ‘Supervivientes’ ha hablado de cómo quiere que sea su boda.

El tema de pasar por el altar y comprometerse para toda la vida es algo que no les da miedo a estos enamorados, que ya han hablado del tema. De hecho, Gloria, a sus 21 años, cree que si el 24 de junio, fecha en la que cumplirán 2 años como pareja, él le pide matrimonio, le dirá que sí sin pensarlo.

Artículo relacionado

La veinteañera se imagina dando el ‘sí quiero’ en una ceremonia tradicional. Ella acompañada por su padre y la madre de Kiko ejerciendo de madrina, esperándola al final del pasillo de la iglesia. No tiene prisa por la celebración del enlace, dice que todavía tiene muchas cosas que hacer. “Me gustaría casarme a 27 años o así”, establece.

La joven sonríe tímida cuando sus compañeros de playa le hacen hablar sobre este tema. Leticia le provoca preguntándole por el tema, “¿te casarías con él?”, ella, resuelta, se lo confirma.

Volcados en su relación, los dos jóvenes viven por y para su amor. Llevan varios tatuajes dedicados al otro, el último un “mía” y “mío” que cada uno luce en su piel. A modo de reconocimiento para la eternidad que siempre serán del otro. Porque así es cómo parece que han entendido su pareja estos Romeo y Julieta del siglo XXI, de la manera más arcaica y ‘viejuna’ que uno podría plantearse. Ellos no son de nadie, son de sí mismos y comparten un sentimiento romántico. Fin. Que nunca crean lo contrario, porque si lo hacen estarán perdidos.