¡Qué ganas teníamos de que empezara el lío en ‘GH17! Y parece que, aunque tímidamente, las cosas se van animando. Por ejemplo, ya hemos presenciado la primera bronca. ¿Las protagonistas? Clara y Meritxell.

Artículo relacionado

La fuerte unión entre ‘las panteras’, Meritxell y Laura, las está descolgando del resto de la casa, o, por lo menos, eso es lo que considera Clara, que les ha recomendado que se integren más pues corren el riesgo de ser marginadas por el fuerte vínculo que comparten de fuera. El conflicto ha estallado por un comentario que ha hecho Clara tras escuchar el alegato de la rubia de las dos amigas. “Tu comentario lo has hecho para intimidar y a mí no me intimidas con ese ‘pos’ nada chica’”, arrancaba la Miss Simpatía. “Yo solo he dado mi opinión, si te gusta bien, y si no también. Lo mismo con la tuya”. Ninguna ha daba su brazo a torcer, y llegaron pronto a una discusión: “como tú no mientes y yo tampoco, quizás por eso estamos discutiendo, porque nos parecemos demasiado”. Laura cree que este pique lo ha provocado Clara por un motivo concreto, para ganar cuota de pantalla de cara al ‘Debate’ de los domingos. “Si le molestaba que estuviéramos juntas, nos lo podía haber dicho antes y no esperar a hoy”. ¿Acabamos de descubrir la primera estrategia de GH17? Fernando ha sido el único que ha tratado de apaciguar los ánimos entre las compañeras. “Podéis decir lo que os ha molestado, pero de buenas siempre. Hay que mantener la calma. con diálogo, sin aspavientos, sin cosas que puedan añadir agresividad”.

Y precisamente Fernando también ha sido uno de los protagonistas de los primeros días de convivencia al iniciar un tonteo con Adara. La joven modelo-azafata y el gaditano se ponen ojitos, se han metido en el jacuzzi y se cuentan secretos entre las sábanas. Sus compañeros ya se han dado cuenta de que entre ellos hay algo especial, así que solo habrá que esperar a ver si la audiencia permite a Fer quedarse en Guadalix y no abandonar la casa el próximo jueves.

Lo mejor para el final: el descuido de Pol. El luchador ha mostrado todo lo que la lycra le esconde durante sus combates. Ha sido mientras estaba tumbado, con sus calzoncillos más cómodos (y amplios), que la audiencia acabó viendo de él más de lo que muchos querían… son las cosas del directo. Una de las mejores bazas que tiene Gran Hermano.