Ya puede Bea besar el suelo que pisa Montse (sí, la granjera que está siendo tachada de ‘mueble’ en esta edición). La valenciana fue la expulsada por la audiencia, que tuvo que elegir entre ella y Adara, pero la caja sorpresa de su compañera le ha salvado su permanencia en el concurso.

Artículo relacionado

Anoche, al llegar al plató, ‘Naranjita la lía’ llevaba consigo 5 cajas misteriosas de sus compañeros. Estos le regalaron su oportunidad de volver a la casa en caso de expulsión y la de Montse, la rosa, consiguió devolverla a Guadalix. La levantina estaba histérica al enterarse de la noticia y sus compañeros al verla de regreso no daban crédito. Bea no paró de repetir a Montse que gracias a ella estaba de vuelta mientras se abrazaban.

Lo que descolocó a todos, especialmente a Miguel fue la nueva amistad que ha surgido entre Adara y Bea. Su relación ha tenido más picos que una procesión repleta de nazarenos. Antes de vivir exiliadas en el Apartamento no se podían ni ver, pero aisladas han retomado su buena sintonía. Miguel, claro está, no estaba al tanto de esta reconciliación y ha flipado hasta el punto que casi se le desprende el bisoñé.

¡Y tenemos chica nueva en la casa! Y ya de manera oficial, es Rebeca, la vendedora impulsiva y con mucho carácter de Madrid. Esa que se definió sin filtro alguno en su vídeo. ¡Bienvenida!

Mientras, entre tanto tumulto, una nueva relación se está gestando de manera silenciosa. Sin grandes alardes de cariño, pero alimentando los sentimientos de manera silenciosa a través de conversaciones en susurros, abrazos y largas charlas. Hablamos de Clara y Fer, quien tiene novia fuera. La primera le ha confesado que empieza a sentir algo por él, y puede que esta chispa sea el comienzo de una sólida relación. En cierta manera, nos recuerdan a Azahara y Juanma de la edición 15, quienes, por cierto, acaban de estrenarse como padres.

Esta semana, tenemos como nominadas a Adara, Bárbara y a Montse.