Sofía Suescun es fuerte y es una ganadora nata, ha participado en dos realities y en el tercero ha ido a por todas. Sin embargo, cuando se ha tenido que enfrentar a la curva de la vida, se ha roto y ha contado a Jorge Javier cuál es el capítulo más complicado de su vida. Hundida y más pequeña que nunca, Sofía arrancó a llorar al recordar su infancia.

Artículo relacionado

"La imagen más dura que tengo en el cerebro es cuando tenía cinco años. Tuve que ver cómo mi madre iba arrastrada por el suelo y esta persona me llevó fuera de casa para que no viera lo que le pasaba a mi madre", le contaba al presentador. "Y lo siento si me está escuchando pero que se joda", dijo.

Aquel día ha marcado un antes y un después en su vida. "Mi madre estuvo a punto de morir y no sé lo que pasó en ese momento, pero gracias a Dios mi madre está hoy viva", añadió. Desde entonces, son inseparables. "Se creó un vínculo muy grande en ese momento. Me llevaron con mi madre a un centro de señoras maltratadas y es uno de los motivos por los que tengo una relación tan estrecha con mi madre".