Completamente desbordada por las emociones, el pasado domingo, Aitana (24 años) se subía al escenario del Movistar Arena de Bogotá. “Hoy, emocionalmente no estoy bien”, le diría a una muchedumbre que no paraba de aplaudir y vitorearla. Tan solo unas horas más tarde, Sebastián Yatra (29 años) desvelaba el fin de su romance con la artista catalana. "Nos queremos un montón y seguiremos siendo amigos", como promesa. Tras escuchar esas palabras, las lágrimas y todo lo que Aitana dijo ante sus fans de Bogotá, adquirieron una nueva dimensión. 

El dolor es reciente y aún está fresco. "En este momento, los dos estamos solteros, andamos cada quien viendo su propio camino", añadía Sebastián Yatra a los micrófonos de Telediario, en México. Y, a miles de kilómetros de ahí, Aitana se secaba las lágrimas antes de subir al escenario; pero, al verse rodeada de cariño, explotaba en llanto. "Quiero recordar para siempre este año de cambios, de madurez y de crecer", revelaba a sus seguidores, en un alarde de espontaneidad.

Tiene toda la razón. Este año, ha dejado atrás su relación más sólida, con Miguel Bernardeau, con quien hasta convivió; y, además, apostó por su amor por Sebastián Yatra. Musicalmente dio un paso adelante, evolucionando hacia una música más adulta, algo que no todos han entendido y que le ha reportado numerosas (y feroces) críticas. Y ahora, además, descubrimos que también ha hecho frente a un nuevo desengaño amoroso. Su ruptura con el colombiano ya es una realidad, aunque llevara algunas semanas rumoreándose. Un nuevo dolor al que tiene que hacer frente en plena gira de su último trabajo. 

Los consejos del padre de Aitana

"Mi padre, antes de salir al show, ha empezado a decirme un montón de frases súper bonitas", seguía contándoles a sus fans, "y yo le decía: 'papá, por favor, cállate, que voy estar fatal; porque emocionalmente no estoy bien". No pasa nada, porque hay días que estoy bien y hay días que estoy peor. La vida son cambios y de eso va a esta canción", dijo antes de que sonaran los acordes del tema.

Artículo recomendado

Las pistas que apuntaban a la inminente ruptura de Aitana y Sebastián Yatra

Aitana y Sebastián Yatra collage

Su padre, Cosme, siempre es un apoyo fundamental, al igual que Belén, su madre. Los dos son los grandes pilares en los que Aitana, esta hija única tremendamente familiar, se apoya en los malos momentos. Y una ruptura es una de las situaciones más complicadas por las que transitamos las personas. Casi un duelo. Entender el fin de la relación y que el amor que se tienen o se han tenido se transformará en otra cosa. Y ese proceso es el que más cuesta de todos; y exige una tremenda madurez por su parte. 

El enfado de Aitana hace menos de una semana

Hace menos de siete días, en Tiktok y en X (antiguo Twitter) corrió un meme de Aitana Ocaña, sin flequillo, donde se la comparaba con Kiko Rivera. Harta de leer bromas sobre su físico, sobre uno de sus grandes complejos físicos, decidió poner freno a las mofas sobre su aspecto. "Se esta rulando una imagen mía que está editada, os recomiendo que si vais a juzgar algo sea algo real", explotó en redes sociales y marcándoles unos límites my claros. "También deciros que me hicieron bullying en el colegio por eso y a partir de ahí se me creó una inseguridad grande. Me siento segura a día de hoy, pero no manipuléis imágenes". Ya no piensa tolerar burlas sobre ella, como le hacían de pequeña. Definitivamente, para Aitana este ha sido su gran año de crecimiento personal.