Los jugadores del FC Barcelona han grabado un documental. En Matchday, así se llama el reportaje protagonizado por los culés, hay unas declaraciones que tienen como protagonista a Gerard Piqué. El futbolista ha destacado sobre sus compañeros (otra vez) y lo ha hecho por algo que no tiene nada que ver con sus acciones en el campo de juego. La pareja de Shakira ha sorprendido con unas declaraciones en las que ha desvelado algunas de sus grandes polémicas del pasado. Algunas de ellas son de lo más sorprendentes y terminaron en un lugar nada agradable.

Artículo relacionado

El futbolista ha recordado la época en la que fue jugador del Manchester United. Lo ha hecho contando algunos episodios que son de lo más conflictivos. “He tenido episodios muy negros en esta ciudad. He acabado en comisaría más de una vez. Mejor no tocarlos…”, ha confesado sin contar los motivos de haber terminado allí. Eso sí, en lugar de expresar esto con preocupación Piqué lo ha hecho entre risas, demostrando que para él es algo que ya forma parte del pasado y que lo recuerda como una época en la que siendo muy joven se metió en algún que otro lío.

Gerard Piqué

Lo de terminar en comisaría no ha sido lo único que Gerard ha desvelado sobre el tiempo que pasó en la ciudad de Reino Unido. También vivió una situación de lo más conflictiva en la casa que le alquiló a su entrenador. El futbolista se compró un conejo y el animal destrozó la vivienda. “El conejo mordió las sillas y todo y cuando me marché me llamó indignado”, ha asegurado. Piqué también ha recordado buenos momentos como una fiesta de Navidad en la que terminó con sus compañeros en el casino. Aunque al día siguiente les esperó una buena bronca por parte de su entrenador.