A pesar de los rumores de ruptura, de la mala comunicación que tenían en los últimos meses, de que desde hacía tiempo prácticamente vivían separados, cuando Feliciano López le pidió el divorcio a Alba Carrillo “de manera fría y distante”, la noticia le llegó como un jarro de agua fría.

Artículo relacionado

Ella, que rehízo su vida al lado del tenista cuando rompió con el Dj Fonsi Nieto, que empezó a construir un hogar con él y el pequeño Lucas, que demostraba y propagaba su amor a los cuatro vientos en las redes, y fuera de ellas, vio cómo el hombre con el que había decidido compartir el resto de su vida, ponía fin a sus sueños y mientras rompía su corazón en mil pedazos.

El tiempo sigue, y por mucho que duela, ambos tienen que seguir con sus vidas. Feli, se ha refugiado en el tenis, y acaba de regresar a España en un viaje relámpago para disputar en Mallorca, un torneo benéfico organizado por Tony Nadal. Un torneo en el que el toledano, sin perder la sonrisa en ningún momento, consiguió alzarse campeón enfrentándose ante Carlos Moya y al austriaco Dominic Thiem. Feli, que tal y como aseguró su hermano no piensa dar más bombo a la polémica de su separación con la modelo, seguramente ya haya regresado a Londres, donde prepara el torneo de Wimbledon que se celebrará del 27 de junio al 10 de julio.

Por su parte Alba, intenta hacer frente como puede al duro palo al que ha tenido que enfrentarse. Y mientras se apoya en su pequeño Lucas, Alba ha dedicado en las redes sociales unas duras palabras al que a día de hoy sigue siendo su marido: “El que no ama siempre tiene la razón, es lo único que tiene”, escribía la modelo en su última foto en Instagram.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado