Palma ha quedado asociado a la memoria general con la sonadísima trifulca que se marcaron las reinas Sofía y Letizia a las puertas de la catedral. Una polémica que recorrió el mundo y que la Casa Real lleva tratando de hacer desaparecer desde entonces. Basta ver el despliegue de apariciones y buen rollo que han demostrado ante las cámaras. Aunque no todos los gestos han sido tan afortunado. Los reyes Felipe y Letizia han dejado otra evidencia que no ha pasado desapercibida… ¿Tensión en palacio?

Artículo relacionado

La Copa del Rey de vela ha sido uno de los eventos a los que, como cada año, no ha querido faltar la Familia real. Un clásico desde los tiempos del rey Juan Carlos que su hijo ha cogido con la misma ilusión. Haciendo gala de amor y buena relación, tanto la reina Letizia como sus hijas Leonor y Sofía han acudido hasta el club náutico a ver a su padre y saludar a la tripulación. Ha sido entonces cuando un gesto del rey hacia la reina no ha pasado desapercibido.

Mientras el rey Felipe se desvivía por ayudar a sus hijas a subir al yate, dándole la mano tanto a Leonor como a Sofía para que no tuviesen un percance inesperado, todo cambiaba a la llegada de doña Letizia. El rey daba la espalda, tal y como hemos podido comprobar viendo las imágenes del momento, y dejaba a la reina totalmente sola. Sin ayuda de nadie, era Letizia quien saltaba para llegar hasta el yate.

Una vez los cuatro reunidos, sí se acercaban y posaban sonrientes ante las cámaras. La rey, muy pendiente en todo momento de sus hijas, daba su espacio tanto a Leonor como a Sofía. La heredera al trono se encuentra ya en una posición muy distinta a la que tenía el año pasado. Ya ha debutado en diversos actos y le espera por delante el papel principal en los premios Princesa de Asturias.