Sylvia Pantoja regresaba de Honduras dispuesta a contar lo que por miedo ha callado durante más de 30 años. La superviviente culpa, en una entrevista exclusiva a Lecturas, a Isabel Pantoja de su destierro en México, una aventura muy difícil por la que llegó a pasar hambre mientras intentaba abrirse camino en el mundo de la música.

"Me fui sin contactos y sin dinero, el veto era continuo. Compuse las canciones, las produje, las grabé. Y no las quisieron en la radio ni pagando", nos ha contado. Pero, ¿qué pasó realmente?. Según Sylvia, había una mano negra que no le permitía seguir adelante y cumplir su sueño de ser cantante: Isabel Pantoja.

Artículo recomendado

EXCLUSIVA Sylvia Pantoja, sobre la relación de Anabel Pantoja y Omar Sánchez: "Ella es muy embaucadora"

EXCLUSIVA Sylvia Pantoja, sobre la relación de Anabel Pantoja y Omar Sánchez: "Ella es muy embaucadora"

En un momento en el que José Luis Moreno está de máxima actualidad, Sylvia Pantoja recordaba como el popular productor sentía devoción por ella: "Tenía pasión por mí, pero mi prima Isabel lo acaparó y dejé de existir", manifestaba mientras recordaba la última vez que coincidió con él: "Ni me miró, cuando cada vez que iba a uno de sus programas tenía detalles muy lindos conmigo. Pasó igual con Luis Rollán...", puntualizaba.

Sylvia Pantoja
A. Garófano

Tal y como cuenta la prima de Isabel Pantoja el modus operandi de la tonadillera siempre es el mismo: "Ella va avasallando y tiene tentáculos. Piensa: "Esto me interesa y es para mí'". Respecto a si perdonaría al colaborador de 'Viva la vida' se muestra cauta y es que ya no podría volver a confiar en él: "Una amistad no traiciona, y me he sentido traicionada. Era como mi hermano", nos ha contado.

Respecto a la situación actual de Isabel Pantoja y la guerra que le enfrenta a Kiko Rivera asegura que no le sorprende en absoluto: "Todo cae por su propio peso. Si vas mal por la vida y haces las cosas por egoísmo y para beneficiarte, no acabas bien. Esta gente está acostumbrada a que todo es para ellos. ¡Tú no eres más que nadie, has tenido la suerte, o la desgracia, de casarte con un torero y ya está! ¡Bájate del pedestal y deja de putear a la gente! ¡Deja que viva su vida!", gritaba con evidente rabia.