Kiko Matamoros y Makoke ponían fin a dos décadas de relación hace dos años y medio. Prácticamente, los mismos que llevan en una guerra sin cuartel que parece haber alcanzado su punto de máxima tensión. Tal como avanza Lecturas en exclusiva, su enfrentamiento se ha trasladado ahora a los juzgados y la expareja se enfrenta a penas de cárcel por un presunto delito económico en un contencioso donde Hacienda les reclama 1,2 millones de euros. De manera transversal, Makoke ha denunciado también a Kiko Matamorospor un presunto delito de amenazas, vejaciones y violación de la intimidad. Lecturas ha podido confirmar en exclusiva a través de fuentes jurídicas el sobrecogedor relato de la colaboradora televisiva incluido en su declaración ante la jueza, una manifestación del terror que siente hacia su exmarido.

Artículo relacionado

El miércoles 3 de marzo es una fecha que Makoke y Kiko Matamoros tendrán grabada a fuego durante mucho tiempo. Una jornada que marca un punto de inflexión en la guerra que mantienen desde su separación y que la recrudece más su cabe. El colaborador televisivo se personaba en la comisaría de Leganitos (Madrid) para prestar declaración después de que Makoke le denunciara, horas antes, por amenazas, vejaciones y violación de la intimidad. Pasado este desagradable trámite fue puesto en libertad, pero los efectos de la tensión sufrida se reflejaban en su rostro durante 'Sálvame', adonde no faltó a pesar de las circunstancias.

Dos días después, el viernes 5 de marzo, ambos eran citados a declarar en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº4 de Madrid. Makoke llegaba arropada por su hijo Javier Tudela. Muy desmejorada, la angustia sacudía todo su cuerpo y se reflejaba en su mirada, mientras que Kiko no podía disimular también su preocupación.

Artículo relacionado

La exmodelo apoya su denuncia por amenazas, vejaciones y violación de la intimidad en un relato sobrecogedor que queda recogido en su declaración ante la jueza, como nos confirman fuentes jurídicas. Makoke sostiene haber recibido insultos y faltas de respeto, además de mensajes amenazadores en su móvil por parte del tertuliano que ha presentado como prueba. Asimismo, ha trasladado a la jueza el temor que le despierta Kiko.

Makoke siente TERROR en mayúsculas porque Matamoros practique boxeo y confesó a la magistrada la grave insinuación que hizo sobre ella Kiko, al apuntar que ambos consumían cocaína durante su relación en aquel controvertido 'Sábado Deluxe' donde el colaborador televisivo confesó sus adicciones.