"¡Qué vivan los novios!", los invitados gritaban enloquecidos de amor al contemplar cómo Kiko Hernández (47 años) y su marido, Fran Antón (42 años), se fundían en su primer beso como recién casados. La pareja estaba pletórica. Aquel besazo, casi de cine mudo, con todo el ímpetu de la primera vez, dejó a los invitados a la boda pidiendo "¡Otro, otro, otro!". Y los maridos, entusiasmados de poder compartir su relación con sus seres queridos, obedecieron. 

La boda de Kiko Hernández y Fran Antón fue un auténtico derroche de besos y de cariño. Estaban en una nube, de la que no querían bajar. Y es que, llegar hasta ahí no fue nada fácil. Quizás por eso vivieron con tantísima intensidad el que ya es, a buen seguro, uno de los días más felices de sus vidas. 

La pareja inició hace dos años su historia de amor de una manera secreta. Lo hacían para que nada ni nadie pudiera interferir en eso tan bonito que estaban creando juntos. Kiko Hernández, siempre alérgico a hablar de los aspectos más privados de su vida, no compartía ningún detalle de los primeros estadios de su relación con Fran, al que le había conocido en el teatro, cuando eran compañeros de la misma función teatral.  De esta manera, protegía su noviazgo.

Y así, poco a poco, Fran se convirtió en el hombre de la vida de Kiko. Lo hacían todo juntos y pronto pasó a ser también indispensable para las pequeñas de Hernández. Con una entrega semejante, no es de extrañar que el abuelo del colaborador, en su discurso, destacara que Fran "era un hombre de bien". Y su nieto no puede más que darle la razón. 

1 /5
AL  13A1291 copia

GARÓFANO

1 / 5
PER  PPV3234 copia

PERNÍA

2 / 5
AL  13A1519 copia

GARÓFANO

3 / 5
AL  13A1931 copia

GARÓFANO

4 / 5
AL  13A1731 copia

GARÓFANO

5 / 5