¡La guerra ha estallado! Este viernes, Chiqui, cansada de los múltiples comentarios que le dirige su exmarido a través de las redes sociales tomaba medidas legales. La exgran hermana no está dispuesta a tolerar ni una falta de respeto más y daba el paso de denunciarlo de manera oficial en el juzgado: "Estoy muy harta! Ya es la segunda vez y espero que no haya una tercera, ni cuarta.....vergonzoso pero cierto..... Yo soy madre ante todo y son lo más importante para mí", exponía visiblemente enfadada.

Artículo relacionado

La que fuera colaboradora de 'Sálvame' prefería no entrar en detalles y dejar todo en manos de los jueces: "Como madre voy a luchar por ellas y hasta ahí puedo decir".

Pues bien, la reacción del padre de sus hijas no se hacía esperar. Borja Navarro elegía su perfil de Instagram para exponer una serie de enigmáticos mensajes en los que definía lo que significaba para él el verbo amar y todo lo que había cambiado a lo largo de los últimos meses. Sin duda, dardos directos hacia la madre de sus hijas. Pero ha sido el último mensaje que ha compartido el que ha llamado especialmente la atención: "Quién no me trague que se ahogue", toda una declaración de intenciones con los que deja claro que la paz no está por llegar.

Borja Navarro

Lejos de quedarse ahí, el joven se ha mostrado encantado con su vida actual y es que está orgulloso del cambio físico que ha logrado en los últimos meses tras perder más de 23 kg.