Con trabajo y perseverancia los sueños se cumplen y después de un año muy complicado Tamara Falcó puede decir que, ahora sí, es una auténtica chef. Sus familiares y amigos más cercanos no dudaron en mostrar su alegría públicamente después de conocer la gran noticia. "Súper orgullosa de tu esfuerzo y tu talento", escribía su hermana Xandra o "Súper chef", apuntaba su cuñada, Alejandra Onieva.

Después de una más que merecida celebración con todos sus compañeros, Tamara Falcó hacía las maletas y se trasladaba hasta Segovia donde ha disfrutado de una romántica estancia junto a Íñigo Onieva. Después de la tempestad llega la calma y tras unas semanas en las que no salía de los fogones necesitaba un tiempo de calma y qué mejor que la ciudad de Castilla y León que combina turismo histórico y rica gastronomía a partes iguales.

Artículo recomendado

Tamara Falcó se aleja de la televisión sin hacer ruido ni dar explicaciones

Tamara Falcó se aleja de la televisión sin hacer ruido ni dar explicaciones
Tamara Falcó e Íñigo Onieva

Tamara Falcó e Íñigo Onieva de turismo por Segovia

Instagram

Como es tradición, Tamara e Íñigo hicieron la parada de rigor en Mesón de Cándido para degustar el clásico cochinillo y no faltó su paseo por el acueducto, el alcázar o la catedral. La pareja se convirtieron en dos turistas más, la colaboradora de 'El Hormiguero' se decantaba por un look comfy compuesto por amplio pantalón azul marino a juego con una básica camiseta a rayas. Por su parte, el diseñador de coches optaba por unos jeans negros y camiseta de color gris. Brilló tanto el sol en la ciudad, que aunque iban preparados tuvieron que deshacerse de las chaquetas.

Tamara Falcó e Íñigo Onieva acaban de celebrar su primer año juntos y no pueden estar más felices. A pesar de las polémicas que les persiguieron durante sus primeros meses de relación, la pareja ha dejado claro que siguen igual de enamorados que el primer día.