Bertín Osborne sigue superándose cada semana con las entrevistas tan personales e íntimas que realiza en su programa Mi casa es la tuya. Si la semana pasada Falete se sinceraba sobre su relación con Isabel Pantoja, en esta ocasión ha sido Enrique San Francisco quien ha dejado que el presentador conociera su lado más desconocido por el gran público.

Aunque la entrevista ha tenido lugar en un piso bastante peculiar, propiedad de unos amigos y situado en el centro de Madrid, Enrique y Bertín han hablado de todo. Recuerdos de una vida que el primero ha calificado como "de luces y sombras".

Artículo relacionado

Hijo de actores, Quique ha narrado la tortuosa juventud de su madre, que ejerció como madre soltera, y de su padre, el actor Vicente Haro, al que no conoció hasta cumplir los 17 años. San Francisco también ha relatado cómo vivió la relación con su progenitor y con su padrastro, de quien decidió mantener el apellido.

El fracaso de su relación con Rosario Flores

Tema delicado para él el de las relaciones de pareja, Enrique se ha sincerado y ha confesado que uno de los momentos que más han marcado su vida fue cuando su romance con Rosarito, hija de Lola Flores, terminó por culpa de sus adicciones. Eso sí, ha querido dejar claro que le sigue uniendo una gran amista a la cantante y al resto de miembros de la familia Flores.

De hecho, también recordó lo bien que se llevaba con Antonio Flores, una amistad que duró hasta el día de su muerte.

Apoyado por sus amigos

Como es habitual en el programa de Bertín Osborne, durante la grabación han hecho acto de presencia algunos de los amigos del invitado. En esta ocasión, a la entrevista se han unido los actores Jorge Sanz, Gabino Diego, Juan Diego y Helena Fernán Gómez, hija del intérprete Fernando Fernán Gómez.

Una entrevista en la que Enrique San Francisco ha vuelto a demostrar porque es uno de los personajes públicos más queridos de nuestro país.