Casualidades de la vida. Quiso el destino que el mismo día que Kiko Matamoros aparecía por sorpresa en la boda de su hijo Diego, cuando su presencia era toda una incógnita, Telecinco emitiese un nuevo programa de ‘Volverte a ver’ en el que el Defensor de la Audiencia y Laura fueron los protagonistas absolutos. El 13 de julio pasará a los anales como el día más emotivo de los Matamoros.

Artículo relacionado

En el programa emitido ayer por la noche, Laura quería enviar un mensaje a ese padre al que siempre ha echado en cara su marcada ausencia en su niñez y adolescencia. La ganadora de GH VIP y el resto de sus hermanos se sintieron, en cierto modo, desamparados por Kiko, que no supo encontrar el mejor equilibrio familiar. Afortunadamente, Laura le perdonó a raíz de su paso por Guadalix de la Sierra, y para su siguiente reality la relación entre ambos no podía ser más diferente. Volvía a haber complicidad y unión. Una unión que desea que se haga aún más estrecha con la llegada del bebé de Laura al mundo. Laura quiere que Kiko, todo el tiempo que no paso con ella, lo pase con su hijo. El único nieto de Matamoros.

“Estamos aquí porque, pese a las carencias que yo he tenido contigo como padre, quiero que tu nieto, no las tenga. Quiero que a él le permitas tu tiempo. Quiero que le lleves a los partidos del Real Madrid, a comprar chuches, a desayunar, al cine… que pases con él todo el tiempo que no hemos pasado juntos tú y yo”.