Este año le ha traído las experiencias más intensas a Susanna Griso. Veía, por fin, su sueño cumplido de adoptar a un niño de Costa de Marfil tras un largo y duro proceso de ocho años. Sin embargo, su felicidad quedaba truncada este pasado 21 de noviembre al ver fallecer a su madre. Montserrat Raventós fallecía a los 94 años por las complicaciones de un ictus que superaba hace tres años. La presentadora de Antena 3 ha vivido con suma discreción y serenidad el profundo dolor de perder a la mujer a la que siempre quiso parecerse.

Este martes por la noche, Susanna hacía historia en Sevilla. La conductora de 'Espejo público' recogía su segundo Ondas como Mejor Presentadora, una distinción que solo ha conseguido ella. Una ocasión tan trascendental, en unas circunstancias tan amargas, merecía una alusión al pilar al que ha tenido que decir adiós recientemente. Discreta con sus emociones y con su pena, le agradecía a sus compañeros de profesión su "generosidad" por hacerla subir de nuevo "siete años después" a recoger el caballo alado "que tanto invita a soñar". Y en un marco especialmente significativo para ella, pues ha sido "un año tan sumamente complicado y doloroso", haciendo referencia al fallecimiento de su madre.

Artículo relacionado

Aunque no se le borró en ningún momento la sonrisa, sobre el escenario, las emociones debían ser difíciles de mantener a raya para Griso. Y más teniendo en cuenta que, hace siete años, su madre era quien la miraba desde la platea, orgullosa y feliz, recoger su primer Ondas. Dos momentos de intensidad prácticamente idéntica, pero con la diferencia más sustancial y dolorosa: la ausencia de Montserrat.

La presentadora de 'Espejo público' tampoco se ha querido olvidar de sus compañeros de profesión más veteranos, como Iñaki Gabilondo o Luis del Olmo, por tomarse el tiempo necesario "para reflexionar, para digerir, para analizar lo que pasa", y como no, a su equipo del matinal que conduce, especialmente a "dos mujeres soñadoras", Belén García y Nuria Donate, directora y productora, respectivamente.