El salto a la fama de Elena Rodríguez (49 años) está vinculado, inevitablemente, a su hija, Adara Molinero (30 años). La joven, experta en realities, decidía participar en 'Supervivientes 2023' tras convertirse en ganadora de 'GH VIP 7' y estar en 'Secret Story'. Rápidamente, se convirtió en una de las claras favoritas de la audiencia, pero finalmente y tras muchos giros durante la convivencia quedó en segunda posición. Adara llegó al duelo final con Bosco Martínez Bordiú, que se convertía en el ganador de 'Supervivientes 2023'. A su progenitora se le fue complicando cada vez más sentarse gala tras gala en plató y defender a su hija.

Pero no queda ahí, Elena también ha estado pendiente, durante todos estos meses, de las redes, que es precisamente donde ha tenido varios encontronazos bastante amargos, como por ejemplo con la periodista Mercedes Milá. Esta última, fiel seguidora de ‘Supervivientes’ dijo sentir “auténtica vergüenza” por el comportamiento de Adara y dejó caer que la razón por la que ella y todo el resto de sus compañeros están en contra de Asraf es porque es marroquí, algo que Elena le rebatió sin titubear, diciéndole que era una “acusación repugnante” y que le había decepcionado. 

Y todo esto sin cobrar, porque si las cosas no han cambiado, los familiares que acuden a defender a los concursantes no cobran por su intervención en el programa. Cuando Adara concursó en el primer reality, en Gran Hermano en su edición anónima de 2016, Elena llevaba años trabajando en un laboratorio farmacéutico, pero después de la participación de su hija, y más tarde de la suya propia en ‘Supervivientes 2020’ lo dejó, se apartó de la televisión y arrancó un nuevo proyecto en el mundo de la moda junto a unas amigas.

Se llamaba ‘Amans&co’ y nació, según rezaba su perfil de Instagram, “de la ilusión por la moda”, durante un tiempo se esforzaron mucho en publicitar la marca en redes, y Elena era la propia modelo de la ropa que vendían, pero finalmente las cosas no salieron como esperaban y terminaron poniendo fin a esa aventura empresarial. Sin embargo, Elena si siguió, y sigue a día de hoy, aprovechando que se convirtió en una mujer conocida para trabajar a través de redes con diversas marcas y firmas.

La madre de Adara comparte parte de su día a día con sus casi cien mil seguidores, una cifra que ha ido creciendo con los años a la par que la profesionalización de sus fotos y las colaboraciones de diferentes productos, muchos de ellos relacionados con el deporte, pues esa es su verdadera pasión. Algo a lo que ahora, trabajando en redes y televisión, puede dedicarle más tiempo.

Elena Rodríguez

Elena Rodríguez en 'Supervivientes 2023'

Telecinco

Artículo recomendado

Qué fue de Hugo Sierra, el ex de Adara Molinero y ganador de 'Gran Hermano' que se atrevió a decir no a la televisión

Hugo Sierra

La última inversión de Elena Rodríguez, madre de Adara

También ha hecho, recientemente, una importante inversión, Elena se compró un piso y una plaza de garaje hace menos de un año, lo hizo para mudarse y que se convirtiera en su vivienda habitual, pero como toda compra de ladrillo, es también una inversión de futuro. Se trata de un piso, ubicado en un pueblo del norte de Madrid, muy cercano al pueblo en el que había vivido siempre y criado a sus hijos. Su casa nueva tiene una superficie útil de 73 metros cuadrados y consta de cocina, comedor, dos baños, dos habitaciones y un tendedero, y además cuenta con trastero y plaza de garaje. El mayor atractivo de la vivienda es que, además de ser de construcción bastante reciente, se encuentra en una zona residencial muy tranquila, pero con comercios y vida, y sobre todo al lado de un enorme parque verde que ella aprovecha casi a diario para salir a hacer deporte.

Además, en la misma fecha, en marzo de 2022, compró también una plaza de garaje en un edificio muy cercano al suyo propio, donde ya tenía una. Quizá esta segunda con la intención de alquilarla y rentabilizar la inversión, pues es evidente que Elena es una mujer que piensa en el futuro. Aunque ahora, seguramente, el único futuro que se planteé sea pasar tiempo con su hija tras su regreso de Honduras y muchas semanas separadas. Adara no ha logrado el cheque de 200.000 euros, pero no ha sido, seguro, por culpa de su madre, pues se ha dejado la piel en procurarle a su hija la mayor defensa, incluso cuando todo lo tenía en contra. Madre no hay más que una.