Poco o nada queda de la relación de más de cuatro años que existió entre Estela Grande y Diego Matamoros. Ella confesaba recientemente que había iniciado los trámites del divorcio después de enterarse que su todavía marido había iniciado un romance con Carla Barber, una relación que a juzgar por las publicaciones de los protagonistas no puede ir mejor.

Artículo relacionado

La modelo madrileña ha decidido dar carpetazo a esta etapa que aunque "muy bonita" también ha estado repleta de dolor. Con infinidad de proyectos en el horizonte, Estela ha decidido volver a tatuarse. Después de la rosa que se dibujó hace unas semanas en el antebrazo, esta vez ha sido el turno de un ojo turco pero el lugar que ha elegido para inmortalizarlo no tiene desperdicio.

¡El cuello! justo detrás de la oreja... un sitio cuanto menos doloroso. Pero lo que más sorprende es el significado del dibujo: "Protección contra el mal de ojo". ¿Siente la maniquí que alguien le quiere hacer daño?

Estela Grande tatuaje

Mientras la joven 'lucha' contra esas malas vibraciones, al mismo tiempo Diego Matamoros y Carla Barber cogían un vuelo con destino Ibiza. Su primer viaje de enamorados coincidiendo con que el pasado 22 de junio celebraban su aniversario. Unos primeros meses de relación en los que no hay duda que están cada día más enamorados, una etapa de lo más dulce que no dudan en compartir a través de sus redes sociales.

Primer aniversario a la altura

Detrás de esa apariencia de hombre chulo y engreído, Diego es un joven romántico al que le encanta agasajar a su pareja con flores y es que en solo unos meses Carla ha recibido infinidad de ramos de flores por parte de su chico. Ella, por su parte, se atrevió a regalarle unas carísimas zapatillas de edición limitada para celebrar su primer mes juntos. Pero parece que esto es solo un adelanto de lo que están dispuestos a disfrutar juntos este fin de semana en la isla pitiusa.

Carla Barber y Diego Matamoros