La familia Matamoros es uno de los clanes más polémicos de la televisión y cuando parecía que nada podía ir mejor con respecto a la relación de Kiko Matamoros con sus hijos, salía a la luz que un desencuentro con su hija Anita les había llevado a dejarse de hablar, un distanciamiento que ya suma más de ocho meses.

Kiko Matamoros ha admitido en infinidad de ocasiones que echa mucho de menos a su hija pequeña, sin embargo, parece que la joven ya no necesita a su padre en su vida. Al menos, así lo dejó entrever en sus últimas declaraciones: "Soy muy estricta con las relaciones. Si alguien me es desleal en cualquier sentido, ya… cuidado", confesaba en un alarde de sinceridad.

Artículo relacionado

Después de estas palabras, Kiko Matamoros aseguraba tirar la toalla con Anita y es que ha perdido toda la esperanza de recuperarla: "No voy a hacer más el panoli, ya está. Y si lo tiene tan claro pues mejor para ella", sentenciaba con sumo dolor. Mientras que Laura Matamoros, que si guarda buena relación con su hermana prefiere mantenerse al margen, quien si ha hablado ha sido otro de sus hijos, Diego.

Bajo el punto de vista del joven, la actitud de su hermana pequeña roza la ingratitud y es que si no llevase el apellido Matamoros detrás jamás habría tenido tanta repercusión mediática, algo que le ha ayudado y mucho a convertirse en una influencer de altura: "Se le conoce por ser hija de", afirmaba ni corto ni perezoso.

Aunque cabe recordar que Diego Matamoros no mantiene ningún tipo de relación con su hermana Anita, el novio de Carla Barber ha lanzado un deseo al aire: "Lo mejor es que se arreglen, que hablen en la intimidad y se dejen de tonterías".

¡No te pierdas todas las declaraciones de Diego Matamoros sobre el conflicto familiar y su felicidad personal. No tienen desperdicio!