El pasado 15 de agosto, Dani Rovira anunciaba a través de Instagram la mejor de las noticias: ¡le ha ganado la batalla al Linfoma de Hodgkin! "Hoy es el primer día del resto de mi vida. ESTOY CURADO", escribía emocionado.

El actor y humorista ha hecho partícipes a todos sus seguidores de sus largos y tediosos tratamientos. Incluso, en alguna ocasión ha publicado vídeos bastante impactantes de todo a lo que se ha tenido que enfrentar semana tras semana... Pero, ahora, ha sorprendido con un radical cambio físico. Dani, muy motivado, ha compartido todas y cada una de las rutinas deportivas que lleva a cabo y su última aparición en el gimnasio ha dejado sin palabras a más de una persona.

Artículo relacionado

"Y la rabia salió despavorida. Nadie salió dañado. Yo me hice las paces y el saco se sintió menos solo", ha escrito el malagueño dejando constancia de que el boxeo se ha convertido en su nuevo mejor amigo (y aliado).

Enfundado en unos pantalones cortos y unos guantes de color rojo, el novio de Clara Lago ha descargado adrenalina y ha vuelto a hacer uso del humor al que nos tiene acostumbrados.

Además, regresa al trabajo con más ganas que nunca. El protagonista de Ocho apellidos vascos se vuelve a subir al escenario, el día 11 y 12 de noviembre, con un show con fines solidarios en Málaga. Un evento en el que ya ha vendido todas las entradas habidas y por haber.

Artículo relacionado

Su relación con Clara Lago

La actriz se ha convertido en su mejor compañera de vida. Clara ha estado a su lado en los peores momentos y se siente enormemente orgullosa de la actitud tan valiente que ha mostrado en su incansable lucha contra el cáncer: “Compañero, no me cabe en el pecho la felicidad de verte llegar a esta línea de meta. Siempre te gustaron los retos (yo te he visto superar muchos de ellos), pero este, sin duda, era de los más difíciles. Nunca dudé que lo conseguirías, y de que, además, sabrías ver un buen aprendizaje en el camino”, le escribió tras conocer la noticia de su recuperación.