A pesar de que los cumpleaños suelen ser días de celebración y alegría, Alessandro Lequio está haciendo frente este miércoles 17 de junio a una fecha muy complicada para él. El conocido popularmente como conde Lequio alcanza hoy los 60 años tras hacer frente los meses más duros de su vida, marcados por la muerte de su hijo, Álex Lequio, hace exactamente 34 días.

Artículo relacionado

Alessandro Lequio cambia de década tras sufrir el que seguro es el revés más duro de toda su vida. Su hijo Álex, el único que tuvo en común con Ana Obregón, fallecía en un hospital de Barcelona tras dos años de intensa lucha contra el cáncer a los 27 años. Desde entonces, el colaborador de ‘El programa de Ana Rosa’ se ha refugiado en su núcleo cercano, formado por familiares y amigos que no se separan de él en ningún momento.

A pesar de que el cambio de década es una fecha muy especial, la pérdida de su hijo ha hecho que Alessandro Lequio no se encuentre con fuerzas de festejar este día por todo lo alto. Previsiblemente, el colaborador de televisión acudirá este miércoles a trabajar y, posteriormente, se refugiará en María Palacios y la hija que ambos tienen en común, Ginevra Ena, quienes se han convertido en el sostén del italiano. Esta misma mañana, el italiano ha sido fotografiado junto a la pequeña mientras acudían a hacer unas compras cerca de su domicilio.

Alessandro Lequio
GTRES

Desde que tuvo lugar el triste desenlace, el tertuliano de televisión apenas se ha pronunciado al respecto. Tan solo se ha limitado a dedicarle unas emotivas palabras a su hijo a través de Twitter, en las que dejaba claro lo orgulloso que estaba de él. “Ok, Álex, lo capto… Te sacaré del bosque, pero mientras tanto recuerda que eres y siempre serás mi luz y mi centro. Hasta el último aliento. Es el mayor honor ser tu padre. Dios te bendiga, Álex”, escribió en inglés.

Artículo relacionado

Los gestos en muchas ocasiones valen más que las palabras y Alessandro no ha parado de tenerlos. El conde Lequio no ha dejado de lucir una camiseta azul con una gran letra D en mayúsculas que perteneció a su hijo Álex. El colaborador de televisión no se ha separado de esta prenda y también la gorra del joven. Unos objetos que se han convertido en un símbolo de unión con él tras su triste pérdida.