Acaba de volver de grabar la nueva temporada de 'Pekín  Express', que cambia de Antena 3 a La Sexta y que en esta ocasión, tal y como informaba Vertele, traza "La ruta de los elefantes" y se concentra entre Sri Lanka y la India, justo donde ha estado Cristina Pedroche. Después de 35 días fuera, la colaboradora de 'Zapeando' ha vuelto a la cotidianidad, a sus compromisos profesionales, y hacía su primera aparición pública desde que aterrizó en Madrid.

Artículo relacionado

 

Cristina hacía acto de presencia en un evento promocional organizado por Smart-Mercedes y aseguraba que durante todo este tiempo que ha estado fuera lo peor para ella ha sido estar lejos de su marido, el chef David Muñoz. "Le he echado mucho de menos. Tengo ansiedad por estar con él. Llevamos un año y medio juntos y todo el mundo dice que esta sensación se acabará, pero yo no veo que vaya a acabar. Estoy hasta las trancas por David", confesaba mientras se le iluminaba la cara. La presentadora sigue tan enamorada como el primer día de su marido, con el que se casó a finales de octubre en una boda íntima, antes de cumplir el año como pareja. Y, por lo que asegura, volvería a pasar por la experiencia: "Todos los días le digo que si se quiere casar conmigo otra vez". "Es que llegas a casa y te gusta que te mimen, te cuiden si estás mala o te den un masaje en los pies. Nunca nadie me había hecho un masaje en los pies. Me ha tocado la lotería. ¿Cómo puede ser tan bonico?". Si es que este chico es perfecto, Cristina. Hay que hacer un Change.org para clonarle. Quizás, como sabe que es tan perfecto, no nos extraña que Pedroche diga que "tengo miedo de que alguien me quite a David".

La pareja siempre tuvo muchas prisas por casarse, y la colaboradora de La Sexta contó a los medios que todo responde a que "soy suya y él es mío", decía mientras mostraba los tatuajes que comparte con el chef, "y quería que lo fuera a todos los efectos. ¿Por qué ponerle fecha al amor? Las fechas para los yogures.". ¿Y tendrán la misma prisa por tener hijos? No, en este caso no. "Ahora tengo ansiedad por David y no por una tercera persona. No me veo ahora levantándome a las dos de la mañana si tuviera un bebé y se pusiera a llorar a esa hora".