Los guardaespaldas de Cristiano Ronaldo han tenido que emplearse a fondo hoy con las hordas de admiradores del madridista que le han asaltado en Formentera.

Artículo relacionado

El futbolista se encuentra de vacaciones en las Islas Baleares y, después de varios días surcando las aguas en su lujoso yate y moviéndose por Ibiza, ha bajado a tierra para pasar la jornada de hoy en Formentera. Estos meses, la pequeña isla suele estar atestada de turistas en busca de unas vacaciones más relajadas que en el resto de las pitiusas. De julio a agosto, en Formentera no cabe ni un alfiler.

Entre esto y que Cristiano no es un hombre que pase inadvertido, se ha armado un gran revuelo. Un paseo que se suponía tranquilo, visitando los faros, comiendo tranquilamente en sus coquetos restaurantes a pie de playa o refrescándose en las aguas cristalinas mientras espera una cerveza helada, se ha truncado. El galáctico ha tenido que poner pies en polvorosa, huyendo del tumulto de gente que se ha creado a su alrededor buscando un autógrafo o un 'selfie' con su ídolo, que iba acompañado de su hijo.