Este miércoles Sonsoles Ónega arrancaba su programa, ‘Ya es mediodía’, informando sobre la curva de casos de coronavirus en España. Tras hacer hincapié en la importancia de las medidas de prevención que se están llevando a cabo para frenar los contagios, la presentadora daba paso a un vídeo de una emotiva escena que había tenido lugar en China y ante la que no ha podido evitar emocionarse.

Artículo relacionado

En el vídeo se veía el emotivo reencuentro de un niño chino con su madre tras meses separados a causa del coronavirus. “Es una imagen impresionante”, ha dicho Sonsoles con la voz entrecortada por la emoción. “Todos, de alguna manera, queremos volver a eso, a podernos dar abrazos”, ha añadido la presentadora con lágrimas en los ojos.

A Sonsoles le resultaba muy difícil seguir con el programa con la dura noticia que daba después, la del fallecimiento de 17 ancianos en un centro de mayores de Madrida causa del coronavirus. “Se nos encoge el corazón con la situación que están viviendo nuestros mayores, los más débiles”, decía la presentadora al introducir el tema. “Casi que les voy a pedir disculpas”, decía muy emocionada. “Nos cuesta hoy recomponernos”, añadía.

Artículo relacionado

El testimonio del gerente de una residencia de ancianos de Tomelloso, contando que en el centro hay muchos mayores con síntomas y que están desbordados y sin material, dejaba a Sonsoles Ónega helada. “Yo espero, se lo digo con el corazón en la mano y la emoción a flor de piel, alguien les ayude”, expresaba Sonsoles Ónega visiblemente afectada.

Este martes era Ana Rosa Quintana quien no podía contener las lágrimas en su programa, en este caso por la emoción de ver la unión vecinal en un barrio de Madridante la crisis del coronavirus. Durante la conexión con ‘El programa de Ana Rosa’, desde una ventana de un edificio en el barrio de Lavapiés, la actriz y cantante Claudia Molina empezaba a cantar desde su ventana la canción 'Chiquitita' de ABBA, un gesto al que de forma espontánea se sumaron otros vecinos desde sus balcones. La emotiva escena no dejó indiferente a Ana Rosa Quintana que, desde el plató del programa, se emocionó ante el bonito gesto y no pudo contener las lágrimas.