Las Navidades ablandan hasta los corazones más rudos y destapan los sentimientos más profundos. Quién sabe si la magia que invade los hogares ha sido la responsable de que Toño Sanchís emita una de las declaraciones más sorprendentes hasta la fecha. Por unos minutos, el que fuera representante de Belén Esteban ha decidido enterrar el hacha de guerra y reconocer que siente nostalgia de la relación casi fraternal que mantenía con la colaboradora de ‘Sálvame’.

Artículo relacionado

En su visita a los estudios de ‘MorninGlory’, Sanchís ha respondido a las preguntas de sus seguidores y detractores. Entre las cuestiones, una de ellas apuntaba sobre la implicación de la familia de la Princesa del pueblo en las desagradables acusaciones que el representante está sufriendo. En ese momento, Sanchís ha negado rotundamente reconociendo el cariño que les tiene: “Hay miembros de su familia que son muy buena gente”. De hecho, ha manifestado que en todo este proceso hay algo que lamenta profundamente: “Si algo ha sido desagradable ha sido la desconexión con su familia”.

Tras estas declaraciones, Sanchís ha confesado lo que en numerosas ocasiones se le ha preguntado y hasta la fecha había respondido con una frialdad tan grande como inexplicable: “Hay parte de la familia que la echo de menos porque además prácticamente tenia una muy buena solidez”.

Si bien es cierto, hasta ahora, la única excepción a esta regla del hielo había sido Andrea Janeiro. En repetidas ocasiones, Toño ha demostrado toda la ternura y cariño que le procesa a la hija de su ex amiga habiéndola visto crecer y siendo parte de su círculo más cercano durante muchos años.