Se van acabando las vacaciones de verano y la Realeza de Europa comienza, poco a poco, a retomar sus agendas oficiales en un nuevo curso que viene cargado de incertidumbre. Sin haberse movido apenas de sus fronteras, los royals se disponen a afrontar septiembre más implicados que nunca, con el objetivo de transmitir seguridad y firmeza a la hora de afrontar la crisis sanitaria.

Artículo relacionado

Junto a su esposo, el príncipe Daniel, Victoria de Suecia arranca un nuevo curso como cabeza principal de la Corona sueca. Con sus padres aislados para evitar posibles contagios, la heredera ha tomado las riendas hace unos días para reunirse con diferentes representantes de la hostelería escandinava.

Victoria de Suecia
Gtres

Para la ocasión, la princesa Victoria aparecía más sonriente y colorida que nunca, con un estilismo con el que ha sabido transmitir su alegría. La reunión tuvo lugar en un edificio en pleno centro de Estocolmo con la organización que representa a más de 7.000 hoteles, restaurantes y otras empresas del sector.

Vestida de azul intenso con un diseño midi estampado de la firma sueca Rodebjer, la heredera lucía manga corta y un original corte en la espalda, que acompañaba con un recogido de lo más curioso. La elección, que ya ha lucido en anteriores ocasiones, la hacía especial gracias a los complementos: un bolso de piel tamaño XXL y uno zapatos de Saint Laurent, con una ligera plataforma que aporta altura y comodidad.

Victoria de Suecia
Gtres

También en azul lucía unos grandes pendientes de la joyería sueca Ebba Brahe, un detalle impecable que ha chocado con otro que no nos esperábamos: reforzando su recogido, la princesa heredera optaba por una sencilla pinza, más apropiada para andar por casa que para lucir en un evento oficial. Un desliz que, quizá no sea como tal, y volvamos a ver en los próximos compromisos de la hermana de Magdalena de Suecia. Sea como sea, al fin y al cabo lo importante es la labor que realiza cada día.