Los reyes Felipe y Letizia están exprimiendo al máximo los últimos días de vacaciones. Será el próximo 26 de agosto cuando la princesa Leonor tenga que regresar al UWC Atlantic College de Gales para comenzar segundo de bachillerato y, antes de que esto ocurra, la joven está disfrutando junto a sus padres y su hermana, la infanta Sofía, de una escapada privada. Antes de esto, la familia real cumplió con su tradicional estancia en Palma de Mallorca, en donde cuentan con un refugio secreto perfecto para descansar.

Artículo recomendado

Diego Losada sustituye a Sonsoles Ónega como presentador de 'Felicidades, Letizia'

Diego Losada sustituye a Sonsoles Ónega como presentador de 'Felicidades, Letizia'

Aunque todo el mundo piensa que los reyes residen en Marivent durante su estancia en Palma de Mallorca, lo cierto es que don Felipe y doña Letizia se hospedan junto a sus hijas en la masía de Son Vent, un edificio ubicado dentro del recinto del palacio pero que es totalmente independiente.

El edificio en cuestión fue cedido a Felipe VI en 1992 por el Ejército del Aire, pero no pudo disponer de él hasta 1999, cuando el Gobierno balear terminó de ponerlo a punto. Son Vent es una masía típicamente mallorquina que doña Letizia ha convertido en su refugio en Palma de Mallorca. La construcción cuenta con 659 metros cuadrados y está rodeada por un porche.

Palacio de Marivent
Twitter @casareal

La masía está construida sobre el acantilado de Cala Major y tiene fácil acceso al puerto en el que en el pasado atracaba el yate Fortuna, que perteneció a Juan Carlos I. Además, está cerca de los pabellones en donde se hospedan las infantas Elena y Cristina junto a sus hijos cada vez que están en la isla, ya que la reina Sofía y su hermana, Irene de Grecia, son las únicas que se quedan en el interior del palacio de Marivent.

Ubicada junto a la estación naval de Porto Pi, Son Vent cuenta con una planta baja con salón principal con amplia terraza y vistas al mar, comedor, biblioteca, cocina y un dormitorio principal. En la primera planta hay cuatro dormitorios, baños y dos salones. Además, la propiedad también tiene un sótano y una buhardilla. Todo al gusto de la reina Letizia, quien la reformó en 2004 y se gastó alrededor de medio millón de euros para acondicionar el interior y sus jardines con el fin de convertirla en su refugio.

Artículo recomendado

¿De quién aprendió Letizia a llevar en estricto secreto las vacaciones familiares?

¿De quién aprendió Letizia a llevar en estricto secreto las vacaciones familiares?

Aunque sin dudas, lo más característico de la propiedad es que está rodeada de un muro y una verja verde y que no hay imágenes de la misma. De hecho, incluso en Google Maps es imposible visualizar esta masía, que se ha convertido en el refugio favorito de doña Letizia en Mallorca.