Sarah Ferguson comparte su anécdota más paranormal con los corgis de Isabel II

Según la ex nuera de Isabel II, Sarah Ferguson, los corgis en ocasiones ladran sin ningún motivo aparente y ella ha desarrollado una teoría al respecto

Lucía Camino
Lucía Camino

Periodista especializada en Casas Reales

Sarah Ferguson

Sarah Ferguson 

GTRES

Sarah Ferguson, ex mujer del príncipe Andrés ha querido compartir una de las experiencias paranormales que sucede en su domicilio desde que llegaron los dos corgis que eran de la difunta reina Isabel II. Estos dos perros, fue un regalo por parte del príncipe Andrés y sus dos hijas, Eugenia y Beatriz de York, eran prácticamente la sombra de la reina y la acompañaban siempre que la ocasión lo permitía.

Artículo recomendado

Sarah Ferguson comparte las primeras imágenes de los corgis de Isabel II tras su último adiós

Sarah Ferguson

Cuando su hijo y sus nietas le regalaron estos dos corgis a Isabel II hace unos años, fue con la condición de que si le sucedía algo a la que fuera monarca de Reino Unido, debían hacerse cargo de ellos. Promesa que han cumplido fielmente y ahora Muick y Sandy viven junto a Sarah Ferguson y su ex marido en el Royal Lodge de Windsor.

Los dos corgis estuvieron presentes con Isabel II hasta su último suspiro y es que se sabe que los mantuvieron en la cama, junto a monarca, para que ese momento fuera más sencillo y llevadero para ella. Los animales quedaron muy afectados tras el fallecimiento de su dueña y se pudo ver que estaban desorientados durante el funeral de la reina.

Los corgis de la reina Isabel II

Muick y Sandy esperando fuera durante la ceremonia que se celebró en el funeral de Isabel II

Cordon Press

La nueva vida de Muick y Sandy

A pesar del trastorno que supuso para estos dos corgis el fallecimiento de su querida dueña, ahora disfrutan de una nueva familia y una nueva residencia, se han convertido en los perros mimados de Royal Lodge de Windsor y ahí disfrutan de los cuidados de Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, tienen grandes jardines en los que correr y jugar. Han superado el duelo y desde octubre viven felices en su nuevo hogar.

Sarah Ferguson ha desarrollado una teoría sobre sus nuevos inquilinos y asegura que "cuando le ladran a la nada, significa que ella está pasando por aquí", refiriéndose a Isabel II. En una entrevista reciente, también ha confesado que cuidar de los perros puede ser una gran fuente de estrés debido a su procedencia. "Son dos iconos nacionales, así que cada vez que salen corriendo a perseguir una ardilla me entra el pánico". A pesar de todo, afirma que está encantada de poder disfrutar de ellos porque son "una ricura total".

La ex nuera de la monarca británica, se encuentra de promoción de su nuevo libro 'Una dama de lo más intrigante'' y en él habla acerca de su suegra y de los corgis que ahora viven con ella. La ex del príncipe Andrés le ha dedicado unas tiernas palabras a la que fuera su suegra: "Era capaz de tranquilizar a cualquiera. Todo el mundo se sentía cómodo con ella. Era mi ídolo". Afirma que si pudiera hablar con ella le contaría cómo están "los magnolios del jardín de Windsor, porque le encantaban" y también como se encuentran Muick y Sandy "Le alegraría saber que siguen paseando donde solían hacerlo con ella".

Isabel II con uno de sus corgis

La reina Isabel II con uno de sus corgis en 1969

GTRES

Isabel II sentía pasión por los corgis, han sido una compañía que ha durado casi toda la vida

La relación de la reina Isabel con los corgis ha sido una constante a lo largo de su vida, y es que ha sido dueña de más de treinta de ellos. Durante sus setenta años de reinado ha estado acompañada de estos perros, que le robaron el corazón a la monarca. En sus últimos años estuvo acompañada por Muick y Snady, que fueron un regalo del príncipe de York y sus hijas.

Ambos permanecieron junto a la monarca en la cama hasta el día de su muerte. el 8 de septiembre, en Balmoral. La foto de los dos perros esperando a la reina en los escalones del castillo de Windsor el día del funeral de Isabel II, conmovió a muchas personas. El primer corgi que tuvo la reina Isabel II fue por su 18 cumpleaños y lo llamó Susan, desde entonces ha pasado su vida acompañada por este tipo de perros.

Loading...