La reina Letizia ha vuelto a confiar en su color fetiche, el rojo. Hacía ya tiempo que no veíamos a la mujer de Felipe VI con este color, y este jueves ha visto la ocasión perfecta para rescatarlo de su armario. Lo ha hecho para asistir a la entrega de los Premios Luis Carandell. En esta ocasión doña Letizia ha dejado atrás los looks working girl a los que nos tenía acostumbrados en sus últimas apariciones para dar paso a una versión más formal. Lo ha hecho a través de uno de los vestidos rojos con la que más la hemos visto en los últimos años y que sin duda es uno de los que mejor le sienta de su armario. Además, una vez más ha demostrado su versatilidad porque cada vez que lo lleva, lo reinventa, y esta vez no ha sido menos.

Artículo recomendado

La reina Letizia, con capa, amplía su colección de faldas de piel con un diseño de Hugo Boss de máxima tendencia

La reina Letizia, con capa, amplía su colección de faldas de piel con un diseño de Hugo Boss de máxima tendencia

La reina Letizia se ha enfundado en este vestido rojo de Carolina Herrera que le sienta con un guante. Su manga larga, su detalle en forma de lágrima en el escote, el hecho de que vaya ceñido a la cintura con un falso cinturón y que sea ajustado hasta la rodilla, lo convierten en una de sus opciones más cómodas a la par que elegante. La clave a la hora de reinventarlo está en los complementos y los peinados por los que se decanta. En el caso de hoy, ha optado por la sencillez y la sobriedad. Con un bolso de mano y unos zapatos de tacón de estreno de la firma Magrit, ha conseguido un resultado súper bonito.

Reina Letizia

La reina Letizia con uno de sus vestidos rojos favoritos.

Gtres

Mientras que en otras ocasiones ha llevado este vestido rojo con complementos de lo más llamativos y arreglados y con peinados súper elaborados, esta vez ha decidido cambiar. La reina Letizia ha lucido su melena suelta, presumiendo una vez más de canas con total naturalidad. Y en cuanto a joyas, además de su inseparable anillo de Karen Hallam, esta vez ha rescatado de su joyero sus pendientes largos de oro blanco y rubíes, la mejor forma de aportar elegancia a su look.