No han sido pocas las ocasiones en las que han sonado fuertes rumores de crisis en el matrimonio formado por Letizia y Felipe. Los hoy reyes parece que, sí, con la coronación habrían encontrado un entorno más acorde, menos hostil, donde su relación personal no termina resintiéndose tanto. O al menos, así parece desprenderse de sus movimientos públicos, pero no siempre ha sido así. Salidas en solitario, desencuentro y una presencia, la de Letizia, que poco gustaba en Casa Real. Pero, ¿divorcio? Tal y como desvela Pilar Eyre para 'Lecturas', la reina habría logrado un acuerdo muy beneficioso en caso de finiquitar su matrimonio con el rey...

Artículo relacionado

“Cuentan que el abogado de Letizia logró que Felipe, antes de su boda, firmara unos acuerdos en caso de divorcio muy ventajosos para ella”, explica con detalle Pilar Eyre en su blog de 'Lecturas'. La hoy reina, antes de su boda con el hijo de los reyes Juan Carlos y Sofía, habría atado todo por si, en un futuro, debía formalizar una separación. No sería la primera en la Casa Real española, ya que el bombazo lo dio la infanta Elena con su 'cese temporal de la convivencia' con Jaime de Marichalar.

En caso de llegarse al punto del divorcio, Letizia se llevaría “desde dos casas, una de invierno y otra de verano, a otras prebendas”. Una situación jurídica para el futuro en la que los letrados de la periodista habrían intentado que no se repitiese la historia del príncipe Carlos y Diana de Gales. “A ti tienen que tratarte mejor que a Lady Di”, al parecer le dijeron, tal y como recoge Eyre. “Lo cierto es que Felipe se avino a todo porque, como dijo a sus padres: “Lo de Letizia y mío es para siempre”.

Felipe y Letizia

¿Leyenda o realidad?

Lo cierto, más allá de que estos rumores que rodean la figura del matrimonio de los reyes sean certeros, es que los altibajos no han hecho mella en la relación de Felipe y Letizia. “Lo más importante para los reyes es la institución y la continuidad dinástica. Por encima de todo”, afirma Pilar Eyre. Un sentido de Estado que dejaría lejos la posibilidad de un divorcio, teniendo en cuenta la situación actual de la corona y el futuro, incierto, de su hija Leonor.