Después de dos semanas sumidos en el más absoluto silencio, este miércoles 2 de septiembre, los reyes Felipe y Letizia han arrancado el nuevo curso por separado. Por un lado, el monarca se desplazaba hasta la localidad pontevedresa de Tui para visitar la Comandancia Naval del Miño, mientras que la reina consorte, se quedaba en Madrid donde ha presidido una reunión en FEDER (Federación Española de Enfermedades Raras). Un 'plan' por separado que, tal como ha trascendido en esta jornada también, no ha sido el único que han vivido estos días llenos de incógnitas.

¿Han salido los reyes de Zarzuela? ¿Han renunciado a sus habituales vacaciones anuales, cuyo destino siempre está envuelto en el misterio? Tal como ha confirmado con fuentes oficiales la periodista Beatriz Cortázar, "no han salido de España en estas dos semanas", pero sí han vivido momentos de asueto en familia de carácter confidencial. Y, como ha matizado su compañera de profesión Marisa Martín Blázquez, habría habido una escapada, al menos de una parte del núcleo duro de la familia real. Y ha sido una salida justificadísima, en medio de un escenario marcado por los escándalos del rey emérito y con Leonor y Sofía a punto de volver a la escuela.

Artículo relacionado

Doña Letizia tiene una relación muy estrecha con su familia, a pesar de los grandes obstáculos que impone el protocolo por su condición de reina consorte y madre de la heredera al trono. Se mantiene en contacto habitual con sus padres y el resto de su familia, teniendo especial debilidad por la persona que más le preocupa ahora: su abuela Menchu.

La situación tan atípica que atraviesa el país dibuja un escenario aún más complicado para mantener las relaciones personales, incluso dentro del seno familiar, por lo que no es descabellado el movimiento que ha hecho Letizia para no renunciar al reencuentro familiar que tanto estaba esperando, ni que sea con distancia de seguridad y medidas de higiene.

Artículo relacionado

La colaboradora de 'El programa del verano' ha confirmado que Letizia, junto a sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, pero sin el rey Felipe, ha salido de manera puntual de Zarzuela. Se trataría de una 'escapada' que no habría trascendido a los medios ni habría sido registrada dentro de la actividad oficial de la familia real, pues está limitada dentro del tiempo personal e íntimo de la reina.

Su abuela Menchu, de 92 años, se encuentra delicada de salud, y la pandemia ha provocado que no haya podido visitarla tanto como le hubiera gustado. Todos saben la debilidad de la reina por ella y, en cuento ha podido organizarlo, ha ido a hacerle compañía y a alegrarle con la presencia de sus bisnietas, aunque se desconoce cuánto tiempo se ha prolongado. Según la información que maneja Blázquez, la reunión se ha visto completada con la presencia de su madre, Paloma Rocasolano, su hermana Telma, y su sobrina, Carla Vigo.

¿Cuántas confidencias han tenido que esperar para ser contadas? Letizia tiene un papel muy significativo en la formación de sus hijas para su futuro, pero también en conectarlas con sus raíces, en este aspecto concreto, las de su familia materna. Vínculos que las mantendrán con los pies en la tierra cuando les toque (sobre todo a la princesa Leonor) afrontar el rol para el que está siendo preparada.