Si algo ha caracterizado el viaje de la reina Letizia a Sueciaes que ha sacado a relucir sus diferentes versiones. La más nórdica con un espectacular vestido blanco, la más atrevida con un tocado y capa de estreno con los que no pasó desapercibida, la más elegante con un vestido de gala de H&M y la más romántica con un espectacular vestido rosa de Pedro del Hierro. Pero todavía le faltaba una por lucir y no se ha marchado sin hacerlo. La reina Letizia ha puesto punto y final a su periplo por Suecia con su versión más sobria con un vestido muy favorecedor de Cherubina. misma firma que diseñó el tocado que llevó ayer.

Artículo recomendado

La reina Letizia se despide de Suecia con el vestido que reafirma cuál es su estilo favorito y llamativo abrigo rosa

La reina Letizia se despide de Suecia con el vestido que reafirma cuál es su estilo favorito y llamativo abrigo rosa

La reina Letizia ha acudido junto al rey Felipe a un encuentro con la Asociación de Científicos Españoles en Suecia y a una recepción a los reyes de este país en la Embajada española. Una reunión de trabajo primero y un encuentro institucional después en los que ha llevado un vestido midi verde, de manga larga, con escote cruzado y ceñido a la cintura. Sin duda, este ceñido y el estilo wrap es el que más cómodo le resulta y con el que mejor estiliza su silueta, y no ha faltado a lo largo de su viaje a Suecia.

Reina Letizia

La reina Letizia, con vestido de estreno.

Gtres

Para seguir con la línea sobria del vestido, la reina Letizia se ha decantado por un bolso a juego con el vestido y zapatos en color negro para combinarlo. En cuanto al peinado, si esta mañana la veíamos con el pelo suelto, para esta reunión ha preferido recoger su melena en uno de sus peinados favoritos, un moño bajo que le resulta muy cómodo y que le sienta ideal. De las joyas, han destacado sus espectaculares pendientes.

De esta forma, la reina Letizia ha puesto punto y final a un viaje en el que también ha destacado que durante todo el tiempo la hemos visto sin mascarilla. En Suecia su uso no es obligatorio y el protocolo de la visita de Estado marca que los invitados tienen que ceñirse a las normas que allí siguen sus anfitriones.