La reina Letizia se despedía este viernes en uno de sus actos favoritos, la Feria del libro, un ameno paseo por el parque del Retiro donde se interesó por infinidad de publicaciones que pronto formarán parte de su infinita colección. Este lunes, ha retomado su agenda oficial en Madrid con un evento también cultural que la ha llevado hasta el Museo del Prado.

La mujer de Felipe VI reaparecía a las 11 de la mañana para inaugurar la exposición 'Cuarenta años de amistad', una muestra conmemorativa del 40º aniversario de la 'Fundación Amigos del Museo del Prado'. Para esta ocasión y después de los tres estrenos con los que nos deleitó la semana pasada, doña Letizia ha sucumbido al vestido camisero color azul bebé que forma parte de su fondo de armario desde hace dos años.

Artículo relacionado

Se trata de un clásico diseño de Pedro del Hierro con manga larga (que lucía remangadas), largo midi y cinturón incorporado ideal para el entretiempo y que nunca pasa de moda. La Reina lo estrenó durante su viaje a Mozambique en 2019 y lo ha recuperado de nuevo este lunes de una forma extraordinaria para hacer frente al cambio de temperaturas. Por si fuera poco, el tono pastel le ha hecho presumir de espectacular bronceado.

Letizia

La reina Letizia con vestido camisero de Pedro del Hierro

Gtres

Las tres veces que lo ha lucido lo ha combinado de forma diferentes. En Mozambique lo combinó con unos salones de color azul marino de Magrit, en su visita a Cataluña con unas alpargatas de Macarena Shoes en tono nude, y hoy ha optado por unos salones destalonados de charol firmados por Carolina Herrera también en color nude. Finalmente, con respecto a las joyas se ha decantado por los aros de oro blanco y aguamarinas de Bvlgari y su inseparable anilllo de Karen Hallam.