Adiós al multitudinario balcón por segundo año consecutivo. La situación sanitaria y por expreso deseo de la reina Isabel II, las celebraciones del Tropping de colour este 2021 se han trasladado al Castillo de Windsor desde donde se ha organizado una pequeña ceremonia en homenaje a la Reina con motivo de su 95 cumpleaños. Se trata de un acto que cobra una mayor relevancia si cabe al ser la primera vez que vemos a la familia real británica (casi) al completo desde la pérdida del duque de Edimburgo y el nacimiento de Lilibeth Diana.

Artículo relacionado

Tal y como hemos podido ver, Isabel II ha disfrutado de un pequeño desfile protagonizado por los guardias escoceses y la artillería a caballo de la tropa del Rey en los jardines de Windor. Finalmente, y como es tradición se han disparado 41 salvas de cañón en su honor. Junto a la Reina no han estado sus hijos: Carlos, Ana, Andrés y Eduardo, ni tampoco Kate y Guillermo. Una presencia que ha preferido no tener pese a que es importante porque es un momento en el que la estabilidad de la casa real se desvanece por momentos.

Isabel II

Isabel II durante el desfile.

Gtres

Isabel II ha preferido optar hoy por la sobriedad y no ha querido convertir el momento en un evento de demasiada celebración. Por eso tan solo ha contado con el duque de Kent, su primo y una de las personas de mayor confianza de la soberana británica. A pesar de la delicada situación, la reina Isabel II sueña con volver al balcón del palacio de Buckingham en 2021, una fecha que, además, coincidirá con las celebraciones por sus 70 años en el trono. Pero para eso habrá que esperar todavía un año en el que seguro sucederán muchas cosas en una de las familias reales europeas más conocidas por sus polémicas.