La reina Isabel II ha abierto al gran público los jardines del palacio de Buckingham. Hacer un picnic al sol o pasear junto a los amigos ya no será solamente una cosa de royals, sino que cualquiera podrá disfrutar de ello. Eso sí, previo pago de 16,5 libras (unos 19 euros). Una entrada con la que los visitantes podrán recorrer 15 hectáreas, las cuales hasta ahora tan solo estaban reservadas para la familia real británica o para los afortunados a los que invitaban a sus multitudinarias fiestas, a las que llegaban a acudir más de 8.000 personas. Sin embargo, esto por fin ha cambiado.

Artículo recomendado

Isabel II recupera la sonrisa, tras el duro golpe de la muerte de Felipe de Edimburgo

Isabel II recupera la sonrisa, tras el duro golpe de la muerte de Felipe de Edimburgo

De forma excepcional, la reina Isabel II ha decidido abrir las puertas de su jardín hasta el próximo septiembre. Así, la solemnidad de las fiestas darán paso a miles de turistas y ciudadanos que podrán disfrutar de comidas en el jardín, con la residencia de Isabel II al fondo.

Palacio de Buckingham

Imagen de archivo de una de las fiestas organizadas por Isabel II en el palacio de Buckingham

GTRES

Unos jardines que cuentan con grandes atractivos para el gran público, como los árboles que la reina Victoria y su esposo, el príncipe Alberto, plantaron hace casi dos siglos y que llevan su nombre. También el jardín de las rosas, del que se supone que los jardineros hacen los ramos que colocan en el escritorio de la monarca cuando ella se encuentra en el palacio.

También cuenta con un muro de flores, con más de 100 años y 156 metros de extensión. Todo junto con más de 60 especies de aves, entre ellas gansos, patos o cisnes que se refugian junto a una isla central del estanque, en la que hay cinco colmenas de abejas que producen alrededor de 230 tarros de miel que se utilizan en las cocinas de palacio.

Artículo recomendado

Isabel II cede todo el protagonismo a Harry y Guillermo, sin dejar de mostrarles su apoyo

Isabel II cede todo el protagonismo a Harry y Guillermo, sin dejar de mostrarles su apoyo

Tras un año muy complicado, sin ningún tipo de visitas, la reina Isabel II ha tomado la drástica decisión de abrir los jardines de palacio también al público para así poder pagar la remodelación de Buckingham, que ya ha costado 369 millones de libras (431 millones de euros).