Han sido dos días que se guardarán en la historia de Japón para siempre. La entronización de Naruhito da comienzo a una nueva era japonesa denominada Reiwa, que significa "hermosa armonía", en la que el mandatario ha anunciado su proclamación a los dioses y a los ancestros de la familia como nuevo emperador en una ceremonia que tuvo lugar este martes 22 de octubre en el Salón de Estado.

Artículo relacionado

Por motivos de agendas oficiales y otros compromisos, algunos de los invitados no han podido quedarse a la segunda jornada de celebraciones, en la que ha tenido lugar una ceremonia del té dedicada a todos los asistentes. Además, el Primer Ministro nipón, Shinzo Abe, y su mujer en honor al emperador, han ofrecido una cena en la residencia del embajador con la que se daba por finalizada la entronización.

Guillermo y Máxima de Holanda
Gtres

Entre otros representantes de la realeza mundial, a la velada han asistido Federico y Mary de Dinamarca, Máxima y Guillermo de Holanda, el gran duque Enrique de Luxemburgo, Carlos Gustavo y Victoria de Suecia, los reyes Jigme Khesar Namgyel Wangchuck y Jetsun Pema de Bután, y el príncipe Alberto, además de otros dignatarios y jefes de Estado de más de 190 países.

Antes de comenzar la cena, el Primer Ministro japonés ha pronunciado un discurso para todos los asistentes en el que, además de agradecer su asistencia, se volvía a proclamar larga vida al nuevo emperador.

Carlos Gustavo y Victoria de Suecia
Gtres

A pesar de que estaba previsto que los festejos acabaran con esta cena, no será hasta el próximo día 10 de noviembre cuando se concluya realmente la celebración. Esto se debe a la lluvia que ha afectado al país durante estos días y que ha obligado a posponer el recorrido que Naruhito y la emperatriz Masako iba a realizar tras el momento de la entronización. En un coche descapotable, los nuevos emperadores saludarán a los ciudadanos japoneses pasando por diferentes calles de la capital desde el Palacio Imperial a la residencia imperial de Akasaka.