El último comunicado de la Casa Real sueca ha sido una bomba de relojería. Tras anunciar que algunos de los miembros reales dejarán de serlo a partir de ahora -concretamente los hijos de los príncipes Magdalena y Carlos Felipe-, otros miembros de la realeza europea se plantean copiar la tajante decisión. Entre ellos, Carlos de Inglaterra, quien ha asegurado que cuando herede el trono expulsará a algunos de los miembros de la familia real británica.

Artículo relacionado

Pero, a pesar de que estos cambios pueden parecer inesperados, no es la primera vez que sucede algo similar dentro de las casas reales europeas. Desde España hasta Dinamarca, sumando a los royals de Holanda, Noruega incluso Inglaterra, todos ellos cuentan con situaciones similares en las que algunos miembros de las familias han dejado de considerarse Altezas Reales.

Sin duda, una evolución lógica de las monarquías con las que se pretende reducir tanto en gastos como en responsabilidades, permitiendo además tener una vida más anónima a aquellos miembros que no vayan a representar a su país en actos oficiales.